Parte Espiritual

Tu ventrículo izquierdo es tu arma más valiosa

Hoy quiero compartirte la historia de un fuera de serie, un deportista que se consagró como leyenda en la historia de su disciplina consiguiendo algo que no se lograba en cerca de 40 años, quien atrajó la atención de muchísimas personas ganándose sus corazones y el protagonismo en incontables titulares de prensa alrededor del mundo.

Sé que en este momento te puedes estar imaginando que posiblemente me refiera a algún futbolista, algún basquetbolista, o, quizás, a algún boxeador. Pero no, no es el caso, ni siquiera me estoy refiriendo a un ser humano; te hablo de un caballo. No a cualquier caballo, sino a uno corredor de carreras de caballos de pura sangre cuyo nombre es…

American Pharoah

Duodécimo caballo en la historia en ganar la triple corona en el 2015 (premio que se le da a los potros o potrancas que ganan el Derby de Kentucky, el Preakness Stakes, y el Belmont Stakes en la misma temporada). Y, además, sumado al mérito anterior, primero en la historia en completar un grand slam al coronarse campeón en la Breeders’ Cup Classic, la cual fue su última competición en su muy impresionante carrera deportiva que terminó con un récord de 9 victorias en 11 aperturas.

Por otra parte, y por si fuera poco, la revista Sports Illustrated lo nominó a deportista del año 2015. Lo impresionante fue que, para los lectores de esa revista, el caballo era el candidato favorito a ganar ese premio teniendo el 47% de los votos, estando por encima de deportistas como Leo Messi (6%) y Stephen Curry (4%). Aunque no ganó este premio, pues se lo dieron a Serena Williams (1%) generando así polémica entre los aficionados al deporte, fue impresionante la popularidad que había logrado.

Por fortuna sí gano un reconocimiento deportivo en su mundo, pues fue nombrado el mejor caballo de carreras del mundo en el año 2015 según la clasificación de Longiness. Actualmente, en su retiro fuera de las carreras equinas, es todo un semental, así que si tienes una yegua que quieres que se aparee con él para engendrar un nuevo campeón, mejor alista 200.000 USD porque eso te costará su semilla.

Tras leer lo anterior, te sorprenderá saber que American Pharoah no encaja dentro del perfil de campeón equino típico, y por poco nos hubiésemos quedado sin poder disfrutar de este fuera de serie sino fuera por su…

Corazón de campeón

Su historia comienza con Ahmed Zayat, un hombre de negocios y criador de caballos de pura sangre y apostador en carreras de los mismos. Él asiste anualmente a subastas de caballos donde compra potros y potrancas que, según ciertos datos y análisis que cada comprador y vendedor considera a la hora de tomar decisiones, tienen potencial de ser campeones corredores, como también vende de los de su criadero.

Un día en una de esas subastas, y tras algunas compras y ventas, Ahmed iba con Jeff, un hombre que venía de tener cierto éxito en Wall Street por sus análisis y estrategias y que se había unido a él para aprender del negocio equino. Jeff había estado desarrollando una formula para elegir a los caballos ganadores basado en lo que había aprendido hasta ese momento. Su formula era muy distinta de lo que habitualmente se tiene en cuenta al elegir un caballo, aun así Ahmed decidió darle una oportunidad.

-Entonces -dijo Amhed mirando a Jeff-, ¿qué caballo debería comprar?
-No hay un sólo caballo que comprar hoy -responde Jeff mirando sus datos-, ninguno en que valga la pena invertir.
-¿A qué te refieres? Aquí hay varios con gran pedigrí. ¿Qué tal ese blanco de allá?
-Sería una perdida de tiempo, no lo hagas.
-Pues dime tú qué hacer
-El mejor caballo por el cual puedes apostar hoy es aquel que has subastado.
-Espera un minuto, ¿te refieres al caballo que ya vendí? Qué cómico eres.
-Sí, a ese mismo me refiero. Y te voy a explicar por qué.

Jeff saca sus datos y se los muestra a Ahmed. En cuanto a altura ese caballo estaba en el percentil 56, o sea que de cada 100 caballos sólo iba a ser más alto que 56 de ellos. En cuanto a peso el caballo estaba en el percentil 61, esto significaba que era un caballo pequeño y ligero. Y en cuanto a pedigrí estaba en el percentil 70, en definitiva, y hasta ahora, nada impresionante.

Sin embargo, Jeff le mostró un dato impresionante. En cuanto al ventrículo izquierdo de su corazón el caballo estaba en el percentil 99,61, lo cual significa que de cada mil caballos, solo tres tendrían esta condición.
-Tienes que apostar en este caballo -dijo Jeff mirando con decisión a Ahmed- porque tiene un corazón grande y va a luchar. Cuando corres necesitas un caballo con un corazón enorme.
-Te haré caso -dice un poco dubitativo Ahmed-, espero tengas razón.

Este caballo del que estaban hablando, cuyos datos no eran impresionantes y del que nada grandioso se esperaba, es American Pharoa. Una muestra más de que…

Los datos no siempre son fiables

En el año 2006 sucedió la subasta de un caballo que, hasta ese entonces, fue un récord en el valor de subasta pagada, ya que su precio logró ascender hasta los 16 millones de dólares. Una completa locura.

Ese caballo se llamaba The Green Monkey y sus datos como su pedigrí eran impresionantes. En sus genes estaba emparentado con antepasados gloriosos como los caballos Storm Bird y Secretariat, entre otros más.

Sin embargo, y a pesar de las inmensas expectativas puestas en él, sus resultados en las carreras no fueron para nada buenos. En toda su carrera sólo pudo obtener ganancias de poco más de 10.000 dólares, y, teniendo en cuenta su precio de compra, fue una muy mala inversión. Pero…

¿Qué tiene que ver todo esto contigo?

Muchas veces las personas -tú mismo incluido- hacen juicios basados en ciertos datos sobre ti, miran tu potencial basado en tu <<pedigrí>>, ven tu apellido, tu estatura, tu color de piel, tu genero, y otros más. Infortunadamente nadie se suele fijar en lo que realmente importa, tu <<ventrículo izquierdo>>, ese corazón grande y luchador que persigue empresas que parecen inalcanzables.

Es probable que hasta tú mismo hayas reflejado inconformismo en incontables ocasiones en las que veías tu reflejo en el espejo mientras en tu mente deseabas ser más alto, tener un color de ojos distintos, haber nacido en otra condición socio-económica más favorecedora, tener ciertos recursos materiales, y un sin fin más de cosas más. Pero, ¿viste tu corazón? ¿Sentiste como latía con fuerza mientras tu cuerpo se llenaba de una llamarada de energía poderosa? ¿Estás luchando por lo tuyo y por tus objetivos más trascendentales? En definitiva ¿tienes corazón a pesar de <<carecer>> de otros <<atributos>>?

Para ti que me lees y sabes del majestuoso valor que encierra tu corazón, así nadie más lo perciba, no pierdas esa fuerza, confía en ti y en tu potencial. Quizá tus <<datos>> no sean los más impresionantes a simple vista, pero mientras sepas enfocar y usar la energía de la que dispones, grandes cosas te esperarán.

“No seas empujado por los miedos en tu mente. Sé guiado por los sueños en tu corazón.”

Roy T. Bennett

Nota 1: Si gustas ver una de las competencias que ganó American Pharoa, mira este vídeo.

Nota 2: Este artículo fue inspirado en el vídeo: Don’t pick your winners too early


Querido lector, gracias y felicidades por haber llegado hasta este punto. Espero que nunca pierdas de vista el inmenso valor que posees en tu corazón de luchador. Cualquier aporte, pregunta, opinión u otros, no dudes en dejarla en los comentarios. Y si conoces a alguien que necesita urgente exponerse al mensaje que acabas de leer, envíale este artículo y compártelo en tus redes sociales. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre Bernal

contacto@serinsoslayable.com

+57 3016348177

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.