Parte Intelectual

¿Cómo ganar tu día en los primeros 20 minutos tras despertar?

Soy una persona preocupada por el aprendizaje rápido y eficiente, como también por la productividad y el momento justo para hacer las cosas desperdiciando el menor tiempo posible, de modo que he investigado mucho sobre cómo sacar el mejor provecho de cada día. Lo que me he encontrado en este camino ha sido que las acciones con las que inicias apenas te despiertas marcarán el ritmo del resto de tu día.

El problema de esta investigación ha sido que he encontrado muchos expertos en el área que recomiendan tantas cosas que, al final, no sabría bien cuál consejo tomar o qué acción concreta realizar. Por ejemplo, unos recomiendan que tras despertar deberías hacer cardio aeróbico, mientras que otros recomiendan tomar duchas de agua fría, otros por su parte te dicen que deberías escribir en tu diario de sueños, etc.

Sea que ahora te encuentres en la encrucijada de que no sepas qué actividades escoger para hacer tras tu despertar y aprovechar al máximo tu día, o que no tengas ni idea de nada sobre esto, pero quieras tener la posibilidad de aprender más y ser más productivo, en este artículo voy a resolver este dilema y te diré las cosas que a mí me han funcionado y que posiblemente también funcionen para ti.

Los primeros 20 minutos son la clave

Cada persona tiene sus objetivos particulares, por consiguiente las rutinas de las mañanas deberían ser diseñadas de la manera que mejor se acomode a la consecución de esos objetivos. Sin embargo, hay algo que cualquier rutina mañanera debería tener en cuenta para ser verdaderamente efectiva, y eso son las actividades de los primeros veinte minutos una vez nos despertamos.

Cuando nos despertamos, nuestros cerebros operan a 10,5 ciclos por segundo, lo cual corresponde a ondas cerebrales alfa, y este estado se mantiene por alrededor de 20 minutos. Este escenario de ondas alfa se le conoce por ser la puerta al subconsciente, el cual nos facilita entrar en un estado de calma, creatividad y super aprendizaje, entre otros beneficios más.

Dicho en otras palabras, tu mente absorberá la información como una esponja durante esos primeros 20 minutos después de despertar, por lo cual si eres de esos que tarda en levantarse de la cama o apenas lo haces empleas tu tiempo en actividades negativas o sin sentido, estás perdiendo una gran ventana de oportunidad. Además, recuerda que lo que hagas apenas empieces el día, marcará el tono de cómo será el resto del mismo.

Mi hora de despertar es a las 4:30 am, y lo que hago en los 5 primeros minutos es subir las persianas, abrir la ventana, ponerme ropa (porque duermo desnudo), ir a la cocina para beber casi medio litro de agua, e ir al baño para orinar y cepillar mis dientes; todo, generalmente, en ese orden.

Después de todo lo anterior, suelo ponerme a leer sobre el tema en el que tengo especial interés en aprender en ese momento, por ejemplo si estoy aprendiendo un idioma, este sería el momento perfecto para hacerlo. Leo, desde este momento, alrededor de 45 a 52 minutos porque he entrado en estado de flujo. Claro que, no tiene porque ser un libro, pueden ser vídeos y/o audios educativos sobre el mismo tema de interés, siendo los audios la mejor opción en caso de que tengas que hacer otras cosas al tiempo como cocinar o ducharte, todo dependerá de tus necesidades y tu tiempo.

Entonces, ¿qué deberías hacer tú una vez estés despierto? No, tranquilo, no tienes que hidratarte como yo, ni dormir desnudo, ni otros que mencioné, sólo quédate con el principio de que en esos primeros 20 minutos tu cerebro es una esponja. Usa la inmersión, así que si hay una prioridad en tu vida, usa este momento del día para hacer actividades que te metan de lleno en esa prioridad. Por ejemplo, si actualmente estás emprendiendo, este es el momento perfecto para redactar y revisar tu plan de negocios. O si estás intentando implementar un hábito en tu vida como meditar, este también es el momento propicio para hacerlo. Y así con otros ejemplos.

En definitiva, los 20 primeros minutos de tu día son la clave, son el mejor momento de aprendizaje e inmersión por la predisposición que se presenta en tu cerebro.

¿Cuáles son tus prioridades actuales o las cosas que deseas aprender y/o implementar en tu vida?

¿Qué acciones concretas deberías realizar para lograr esas prioridades o cosas que deseas aprender y/o implementar?

¿Cuáles de esas acciones concretas puedes hacer apenas te despiertas?

Y… ¿Cuál sería el resto de la rutina mañanera?

En lo personal prefiero llamarla rutina post-sueño, pues es la rutina que me sirve para prepararme para lo que se viene el resto del día. Pero, da igual como la llames tú, el principio sigue siendo el mismo.

Lo recomendable es que tu rutina sea de 90 minutos, siendo los primeros 20 minutos de inmersión y los demás los puedes repartir en otras actividades que, en lo posible, no incluyan la revisión de tus redes sociales, correos ni exposición a contenido ni experiencias negativas. Sobre todo evita el contenido y las experiencias negativas, de lo contrario el resto de tu día estará teñido con esta energía negativa que, si bien es reversible, es como empezar tu día desde menos que cero, o sea con desventaja pues tu actitud se verá seriamente afectada.

Por mi parte, los primeros 50 minutos son de aprendizaje hecho, la mayoría de las veces, por medio de la lectura, tal como lo describí varios párrafos arriba. Los siguientes 30 minutos los utilizo en actividades como meditar, desayunar, revisar las actividades del día, alistarme, entre otras.

Pero, ¿qué hacer si no tengo 90 minutos disponibles para una rutina? Claro, no siempre tendremos la posibilidad de dedicar hora y media del día a esto y debemos salir pronto de casa por la razón y los compromisos que sean. Sin embargo, si dedicas al menos 30 minutos a estas actividades provechosas, estarás bien. Por otro lado, si tú compromiso va más allá, puedes despertarte todavía más temprano de lo que lo haces ahora para poder dedicarle el tiempo necesario en la cantidad recomendada. El punto es que, sí o sí, tu vida mejorará implementando este hábito de rutina mañanera o rutina post-sueño.

¿Sabes qué cosas debes hacer en el día?

¿Qué hábitos quisieras interiorizar?

¿Tus correos y chats parecen urgentes? Créeme que pueden esperar porque por una verdadera emergencia te llamarían.

¿Con qué contenido inspirador y/o motivacional te gustaría empezar tus mañanas?

¿Por qué no dedicas unos minutos de tus mañanas para compartir con tus seres queridos?

Las respuestas a todas estas preguntas son ideas de qué actividades podrías elegir para cuando diseñes tu rutina, como también recomendaciones para ello.

Pensamientos finales

Todos aquellos que tienen muchas alarmas puestas, que les gusta hacer pereza en la cama cuando despiertan, y que inician el día con actividades poco o nada provechosas; no saben el desperdicio en el que incurren. Tenemos 20 minutos para ser casi que agujeros negros de información porque todo entra más fácil, así que tienes 20 minutos para acercarte a una versión mejorada de ti con mayor facilidad que en otro momento del día, ¿vas a aprovechar ese momento?

Por otro lado, dedicar un tiempo cada mañana para realizar unas actividades que nos permitan iniciar el día con ventaja es una de las decisiones más inteligentes y efectivas que puedes tomar. Es más, si investigas un poco la vida de personas exitosas, muchas de ellas comparten este hábito de rutinas mañaneras, e incluso las probabilidades de que la persona que admiras también las tenga, consciente o inconscientemente, son muy altas.


Querido lector, gracias y felicitaciones por llegar hasta este punto. Espero que saques el mayor provecho posible de tus mañanas y se potencien tus resultados. En caso de que tengas opiniones, dudas, preguntas o quieras compartir tu rutina de las mañanas, deja todo eso en los comentarios. Y por último, si consideras que esto que has leído puede ayudar a alguien más, entonces comparte este artículo en tus redes sociales. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre Bernal

contacto@serinsoslayable.com

+57 3016348177

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.