Parte Financiera

¿Cómo subir de nivel de estatus económico? (Según Harvard)

Hay una frase que erróneamente se le ha atribuido a Jack Ma, pero que aún así sigue siendo poderosa independientemente de quién sea el que la haya dicho, y esta frase dice: <<si aún eres pobre a los 35 años, ¡lo mereces!>>. La frase en cuestión nos da entender que si -por la razón que sea- naciste en un entorno pobre, eso no es culpa tuya, sin embargo también da a entender que si pasan los años y permaneces siendo pobre, entonces eso sí es tu culpa y por tal motivo esa pobreza te la tienes bien merecida.

Lo sé, suena duro de leer, pero teniendo en cuenta la época en la que vivimos, las herramientas -muchas de ellas gratuitas y/o a bajo costo- de las que disponemos, y otros factores más, tendría todo el sentido. No obstante, la frase no tiene mucho en cuenta que el entorno puede influenciar en la vida de las personas a tal punto que moldea la mentalidad y puede convertirse en un indicador de los resultados a futuro que cada quién tendrá. Así pues, si alguien crece en un entorno pobre, es probable que permanezca ahí porque su entorno sólo le puede enseñar a cómo ser pobre, mas no cómo salir de allí.

Si bien lo anterior no deja de ser una excusa para no salir adelante, debemos entender cuán poderosa es la influencia del entorno en el desarrollo económico y financiero -entre otras facetas- de una persona. Por eso, en este artículo hablaremos de cómo puedes mejorar tu estatus económico actual por medio de la…

Movilidad económica

Economistas en Harvard empezaron hace unos años un proyecto llamado The Equality Of Opportunities Project (Proyecto de la Igualdad de Oportunidades), cuyo objetivo es <<desarrollar soluciones de políticas escalables que empoderarán a familias por todo Estados Unidos a salir de la pobreza y conseguir mejores resultados de vida>>.

En cuanto al tema de nuestro artículo, uno de los descubrimientos del proyecto es crucial, el cual es que tu ubicación donde vives importa y mucho. Dicho en palabras del propio proyecto: <<las vidas de los niños son moldeadas por los barrios en donde ellos crecen>>. En una serie de estudios de este tema hechos a inicios del 2014, se vio cómo los resultados de la vida adulta de los niños eran influenciados por los entornos que habitaban debido a la movilidad social.

La movilidad social es un término que se refiere a las oportunidades que tiene alguien para avanzar en su estatus económico dentro de su tiempo de vida. Por lo cual, en el proyecto midieron la movilidad social a través de ciudades estadounidenses y sus barrios dándole a cada una un porcentaje de movilidad social ascendente. Por ejemplo, en promedio, un niño de una familia de bajos recursos que crezca en San Jose o en Salt Lake City tiene mayores probabilidades de subir de estatus económico que un niño de familia de bajos ingresos que crezca en Baltimore o en Charlotte, todo esto debido a la calificación de movilidad social de cada ciudad que puedes observar en el Opportunity Atlas.

Si bien en nuestro mundo de habla hispana no hay un estudio o un proyecto que sea similar, ni que nos permita conocer la medida de movilidad social del barrio y/o la ciudad en la que vivimos, el mensaje sigue siendo claro: la proximidad importa, el entorno importa, donde naciste importa, y donde decidas quedarte a vivir también importa. La razón de lo anterior es muy simple, dentro de cada entorno o sistema hay una serie de opciones dadas, y tú sólo puedes hacer elecciones si tienes opciones.

Por ejemplo, en mi niñez crecí dentro de un entorno de bajos recursos, donde las personas vivían pensando en el día a día, por lo cual, en términos económicos, las opciones de las que disponía no eran muy variadas. Sin embargo a los 11 años me mudé a un entorno de clase media, donde la gente ya no está pensando en sobrevivir en el día a día, sino que lo hacían en términos de semanas y/o meses, así pues este entorno me ofrecía más opciones, sumado a una experiencia que me amplió mi perspectiva y mi espectro económico, dándome así una aproximación a las finanzas mejor y diferente.

Y años después, tuve la fortuna de poder convivir con personas de entornos más boyantes que los anteriores, donde la calidad de los problemas son muy distintos en comparación, ya que una de las formas en las que puedes saber si estás mejorando es observando la calidad de tus problemas, pues no es lo mismo tener el problema de no tener qué comer a no saber qué comer entre pescado y carné, ya que el primero sufre de falta de opciones, mientras que el segundo tiene libertad de elección entre una serie de opciones. Esta última experiencia me mostró mentalidades, aproximaciones, perspectivas y otros con respecto al dinero, en la cual las opciones son más amplias y el control de la vida recae aún más en ti que en factores externos.

En conclusión de mi historia, la disponibilidad y la calidad de opciones se han ampliado conforme mi contexto ha cambiado para mejor. Y como mi cantidad de opciones ha crecido y ha mejorado, las elecciones posibles también lo han hecho, en otras palabras mi capacidad para ejercer mi libre albedrío se ha expandido. Recuerda que no puedes hacer elecciones sin opciones, y las opciones dependen del contexto, lo cual significa que cada entorno y contexto proveen diferentes opciones, entonces elígelos bien.

¿Cómo cambiar de entorno?

Es altamente probable que el entorno en el que te encuentras actualmente no te esté dando el contexto ni las opciones más adecuadas y óptimas para lograr tus objetivos más ambiciosos, por esa razón, y si es que quieres lograrlos de verdad, tú deberías cambiar de entorno, y cómo hacerlo es la incógnita que ahora nos compete.

La respuesta más efectiva a esa pregunta es: vete a vivir a un barrio o a una ciudad que tenga un entorno mejor que en el que vives ahora. La cuestión es que eso no suele ser una decisión que se pueda tomar tan inmediatamente, tanto porque requiere cierta planificación previa, como porque -probablemente- estés atado a tu entorno actual de alguna manera, ya sabes cosas como deudas, dependencias económicas, apegos afectivos, entre otras.

Sin embargo, y por fortuna, hacer mudanzas no es la única manera en la que puedes ponerte dentro de un contexto económicamente superior al tuyo. Existen dos formas más que son muy efectivas para poder cambiar de entorno, las cuales son la visualización y socializar. Veamos cada una de ellas.

(1) Mudanza

Como mencionamos hace dos párrafos, las mudanzas son la forma más efectiva puesto que con ellas cortamos el problema de raíz mientras hacemos una inmersión total en nuestro nuevo entorno. Pero, y repitiendo, no son la forma más fácil de ejecutar.

En una película del año 2011 llamada In Time, la cual te recomiendo que veas, el dinero deja de existir y el tiempo pasa a ser la nueva moneda de cambio. Los humanos fueron modificados de tal manera que cuando cumplieran 25 años dejarán de envejecer y vivieran tanto como pudieran mientras tuvieran tiempo con ellos en unos relojes insertados en sus antebrazos, ya que si sus relojes se quedaban sin tiempo, morían instantáneamente.

Todo costaba tiempo y habían zonas económicas distintas en la que los precios cambiaban, por ejemplo, en la más pobre que eran los ghettos o barrios marginales una taza de café costaba 4 minutos, mientras que en New Grenich que era la zona más rica de todas, un desayuno costaba 3 semanas.

En cada zona, las personas tienen una aproximación al tiempo diferente, mientras en los ghettos la gente vive al día, los de zonas más acaudaladas viven pensando en años, desde ahí parten los hábitos implícitos del contexto en el que habites. Además, para que puedas pasar de una zona a otra tienes que pagar un precio, por ejemplo para salir de los ghettos y entrar a la clase media-baja debes pagar un peaje que vale 1 mes, y para entrar a New Grenich debes pagar un peaje equivalente a 1 año.

Si pasamos esto último del costo de movilidad a nuestra vida real, tiene todo el sentido, quizá no en cuanto a verlo como un peaje, sino más bien a verlo como el costo de vida implícito. Veamos esto mejor con un ejemplo, si vas a un barrio pobre, tienen muchísimas tiendas de todo tipo cerca, y cada quien dispone de unos espacios que no son tan amplios, por lo que puedes realizar tus actividades desplazándote con tus pies sin que te tome mucho tiempo. En cambio, si vas a un barrio de ricos, verás que los espacios son más amplios y no hay casi ninguna tienda a la vista, por lo que si necesitas comprar algo, hacerlo caminando resulta inviable y necesitarías de un auto para ello, de modo que si vives allá se asume que eres capaz de costearte un coche.

No sé en qué momento de tu vida te encuentres, pero si quieres hacer este cambio de entorno para mejorar tu estatus económico, ya que estando en ese contexto todo el tiempo te hará adquirir los hábitos y la mentalidad de las personas que viven allí, entonces hay que saber planificarlo. Elige el próximo barrio, ciudad o país en el que quieras vivir, pues teniendo claro ese lugar podrás saber cuánto dinero necesitarás tener y estar generando para hacer la mudanza y vivir allá de forma sostenible. Con esa cifra de dinero clara, puedes ponerte un tiempo de 1 a 5 años, o más si ves necesario, para generar los recursos económicos y poder lograrlo. Créeme que ese tipo de cambios valen la pena y te harán avanzar en tu vida financiera sin dudar cuando se hacen correctamente, te lo digo por experiencia (guiño).

(2) Visualización

En este momento no sobra una aclaración, la cual es que ninguna de las tres formas que veremos es excluyente de las otras, es más pueden ser complementos excelentes si las combinas. De hecho, para hacer la planificación mencionada en la parte final de la mudanza, tienes que visualizar, y también cuando haces la mudanza puedes facilitarte la tercer forma de la que hablaremos más adelante.

Ahora bien, ¿qué es la visualización? Es simplemente usar la imaginación para darle a la mente una imagen clara de aquello que queremos por medio de pensamientos vívidos. Este método es efectivo porque el cerebro no distingue qué es real en nuestros pensamientos, y una imagen mental poderosa puede causar efectos poderosos en ti, alimentando tus emociones, tu energía, tus comportamientos y tus decisiones de forma contundente. Además, la visualización no requiere más que de tu imaginación, no depende de los demás sino de ti mismo, lo cual la convierte en una forma en la que puedes aumentar tu estatus económico utilizable en cualquier momento de tu día.

Y en cuanto a cómo aplicarla, imagina el entorno en el que quisieras estar viviendo, qué hay allí, qué tipo de personas suelen frecuentarlo, cómo se comportan las personas que viven allí, qué harías tu en tu día a día en ese entorno soñado, etc. Una vez tengas estas imágenes en tu mente, anotalas en un diario personal, en una cartulina grande, en tu móvil o en cualquier otro medio al que puedas acudir constantemente para mirarlo y recordar esa poderosa visión, incluso si puedes plasmarlo por medio de fotos, dibujos y/o vídeos, mejor que mejor. Por ejemplo, si ya sabes cómo es la casa de tus sueños, que tal poner una foto de esa casa como fondo de pantalla de tu móvil, así cada vez que lo utilices recordarás tu visión y seguirás trabajando por ella.

Por otro lado, el hecho de tener clara la visión te permite preguntarte si aquello que estás haciendo o que piensas hacer aporta o no a la consecución de la misma. Recuerda aquella frase popular de <<fíngelo hasta que te conviertas en ello>>, de igual manera en tu visualización de estatus económico mejor que en el que te encuentras actualmente, tú deberías realizar unos comportamientos que tendrías en esa situación, así que por medio de la visión puedes empezar actuando como tu versión ideal desde ya, lo cual hará que la brecha que existe entre tú y la visión se acorte cada vez más.

“Visión es el arte de ver las cosas invisibles”

Jonathan Swift

(3) Socializar

Jim Rohn acuño una frase icónica que dice: <<eres el promedio de las 5 personas con las que más te juntas>>. La frase tiene toda la razón, tanto para el ámbito económico como para los demás aspectos de tu vida. Primeramente porque atraemos lo que somos, así que si tú pasas mucho tiempo con alguien con quien no tienes una relación de mentor-aprendiz, es porque probablemente sea una persona que se parece mucho a ti, por lo cual la conexión se facilita. Y segundo, porque cuando pasamos mucho tiempo con una persona tendemos a interiorizar palabras, mentalidades, hábitos -y vicios-, y comportamientos característicos de esa persona, por tal motivo hay que ser muy cuidadosos con el tipo de personas con las que compartimos el tiempo, pues nos pueden potenciar, como nos pueden lastrar.

Así pues, si alguien vive en un entorno pobre, pero tiene la posibilidad de que a lo largo de su día o de su semana puede compartir tiempo con personas provenientes de entornos de mayor estatus económico, entonces puede adquirir sus hábitos y demás cosas que lo potenciarán, como aprender de ellos y tener una red de soporte social que le ayude de alguna manera a cambiar de entorno.

A su vez, esta manera de avance también engloba una parte que puede ser vista como oscura, debido a que se trata de cortar contacto con esas personas que nos lastran, cuyos hábitos, comportamientos, mentalidades y demás retrasan nuestro avance financiero. Lo sé, no es fácil, porque puede que dentro de ese grupo de personas con las que deberías dejar de interactuar se encuentren miembros de tu familia y amigos con los que tienes relación de muchísimos años. De modo que, este es otro costo que asumir para avanzar, pero esta vez no es económico sino emocional, puesto que no es fácil terminar relaciones con las personas con las que tenemos una relación de sangre o un apego -sea positivo o tóxico-. Sin embargo, así como dejarás de frecuentar ciertas personas en el camino hacia tu mejora económica, también llegarán personas mejores a tu vida, personas que se parezcan más a ti, que compartan tus valores y tus creencias, con las que puedes crear proyectos, e incluso que tienen los resultados que tú buscas y por consiguiente te pueden enseñar cómo tú los puedes conseguir.

Por último, sin socializar te será difícil hacer la inmersión de la que hablamos en la mudanza, ya que la idea de que te mudes es para que estés casi todo el tiempo dentro de un entorno mejor, pero si no socializas con el entorno, te impregnarás muy lentamente de lo que te ayuda a subir de nivel, e incluso corres el riesgo de que no pase. De manera que, socializar es algo que deberías hacer tanto antes como después de la mudanza, todo el tiempo estar conociendo personas mejores, a quienes les puedas aportar y viceversa, ya que en inglés hay una frase que me encanta y explica muy bien todo esto que dice:

“Your network is your net worth” (Tu red de contactos es tu riqueza neta)

Porter Gale

Conclusión

Puede que el entorno en el que vivas ahora te haga sentir cómodo y bien, sea por desconocimiento de otro tipo de entornos u otros, pero recuerda que por encima de bien se encuentra mejor. Por tal motivo, lo mejor que puedes hacer es cambiar de entorno en algún momento, hasta que encuentres aquel en el que quieras asentarte por el resto de tu vida.

Para poder cambiar de entorno usa la visualización, porque es la herramienta que podemos usar cuantas veces queramos y a nuestro antojo, además es la que nos clarifica aquello que queremos. Una vez tengamos una imagen clara de aquello que queremos, ahora sí podemos empezar una planificación adecuada para lograr el cambio. Y sumado a ello, la visualización se puede convertir en una fuerza motivacional poderosa que te mantendrá en el camino de tu cambio, porque es probable que lleguen momentos difíciles en ese proceso y requieras de un empujón.

Finalmente, debes socializar con aquellos que se encuentran en proceso de cambio como tú, y con aquellos que ya tienen los resultados que deseas, porque pasar tiempo con ellos te permitirá sentir de primera mano lo que visualizas, también servirá de fuerza motivacional, y te permitirá ahorrarte tiempo viendo las cosas que sí funcionan de personas que ya las han aplicado.

En definitiva, y repitiendo lo que decíamos varios párrafos atrás: la proximidad importa, el entorno importa, donde naciste importa, y donde decidas quedarte a vivir también importa.


Esto que has leído acá está inspirado en este artículo.

Querido lector, gracias y felicitaciones por haber llegado hasta este punto. Espero que puedas subir de nivel en tu estatus económico y que puedas habitar en el entorno ideal para ti. Si tienes aportes, dudas, preguntas, opiniones u otros, deja todo eso en los comentarios. Y en caso de que conozcas personas que quieren mejorar su situación económica pero no tienen claro cómo, comparteles este artículo, de seguro te lo agradecerán. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre Bernal

Contacto@Serinsoslayable.com

+57 3016348177

2 comments

    • Jean Pierre Bernal 3 diciembre, 2018 at 21:40 Responder

      Muchas gracias Pedro. Nos alegra que le haya gustado, lo invitamos a estar pendiente del contenido que aquí compartimos, pues estará cada vez mejor. Los mejores deseos.

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.