Parte Financiera

Todo pequeño negocio que no crezca está destinado a morir

En octubre del año 2017 dimos nuestra primera conferencia como Ser Insoslayable. En ella tuvimos la asistencia de personas emprendedoras que estaban al frente de alguna empresa pequeña, a quienes intentamos persuadir de una premisa, la cual es que toda empresa pequeña que no crezca está destinada a desaparecer.

En esta publicación quiero compartirte parte de lo que hablamos durante esa conferencia, espero te aporte valor a ti también, tal como lo hizo con los emprendedores que asistieron en aquella oportunidad, y a quienes sé que les ha ido muy bien hasta ahora. Sin más preámbulos, comencemos.

El dilema de la Pequeña empresa

Todo negocio pequeño -entendiéndose por pequeño, uno con 50 o menos empleados y con activos totales cuyo valor no supera los 5001 salarios mínimos legales vigentes- tiene la necesidad imperiosa de expandirse y crecer, puesto que aquellos que se estancan el punto en el que están y no se esfuerzan en hacerlo, estarán destinados a desaparecer. En palabras más simples: creces o mueres.

Para entender mejor lo anterior, tomemos como ejemplo la situación de unos campesinos. Ellos son una pequeña empresa, la cual debe sembrar, cuidar, cosechar y entregar [procesos] sus cultivos [producto], para que sean vendidos en distintas plazas y mercados [clientes y consumidores]. Muchos de estos campesinos sólo cuentan con herramientas rudimentarias, son su propia mano de obra y utilizan un burro o contratan un carro para hacer las entregas al pueblo más cercano. Por otro lado, unos pocos campesinos han invertido en tecnologías para que mejoren los procesos de sus cultivos y se les facilite la labor de entrega de los mismos, lo cual les permite llegar a muchas más plazas de mercado que la de su casco urbano más cercano.

En algún momento llegara a los terrenos de todos estos campesinos del ejemplo una gran empresa agropecuaria que poseerá bastante tecnología, tendrá mejores procesos y demás, la cual empezará a quitarle mercado a muchos de estos campesinos haciendo que estos no tengan más remedio que vender sus predios y abandonar su actividad productiva. Sin embargo, solo aquellos que se preocuparon por mejorar su negocio e invirtieron su tiempo y otros recursos para hacerlo crecer, serán quienes continuarán vivos en ese mercado porque se preocuparon por su crecimiento y tomaron las acciones adecuadas.

Este caso hipotético es algo que, tarde o temprano, le ocurrirá a toda empresa pequeña, y más si observamos que el fenómeno no reciente conocido como globalización que poco a poco empieza a tomarse aquellos sitios donde aún no había influido antes por completo. Recuerda que cada día que pasa los humanos nos acercamos más al momento donde ya no tengamos que salir a la calle para poder hacer nuestras transacciones. Si no me crees esto último, puedes buscar por Google el servicio de domicilios por medio de drones que Alibaba ha instaurado en China, además de las últimas adquisiciones de Amazon que incluyen empresas del sector de alimentos y el textil, tras verlo con tus propios ojos, te invito a sacar tus propias conclusiones.

De modo que, siendo conscientes de la realidad que se avecina, ahora debemos responder a la pregunta de cómo podemos hacer crecer nuestro negocio. La respuesta a esto es identificando y aprovechando las oportunidades que surjan, mientras haces uso óptimo de los recursos de los que dispones y de los que podrías disponer, por ejemplo tienes un local y puedes disponer de un préstamo bancario de 100.000 dólares. Obviamente, esta respuesta suena más fácil de decir que de hacer, pero lo que necesitamos para que nuestro negocio tenga potencial de conocimiento es que este tenga las condiciones que generen la identificación y el aprovechamiento de las oportunidades, mas no las oportunidades en sí.

La máxima cabeza de un negocio, llámese CEO o director ejecutivo, tiene como tarea principal pensar, para así tomar las decisiones más correctas en cuanto a la dirección que tomará el negocio, y como toda tarea esta requiere tiempo y energía. Sin embargo, en un negocio pequeño esa máxima cabeza, muy probablemente, ocupa otros cargos también, por ejemplo si tú diriges un pequeño restaurante, quizá tengas que estar en la caja, hacer las veces de mesero y ser quien entregue los domicilios en ciertas ocasiones. Por tal motivo, las máximas cabezas de los negocios pequeños tienden a destinar su tiempo y energías en otras tareas, quedándoles muy poco o nada para pensar, haciendo así que no puedan identificar ni aprovechar las oportunidades adecuadamente. Así pues, si quiero liberar tiempo para poder hacer crecer mi negocio, tengo que valerme de dos acciones muy poderosas: sistematizar y delegar.

Primero, la sistematización. En palabras simples es la inversión de esfuerzo en recorrer un camino difícil una sola vez, para luego poder volverlo a recorrer muchas veces más, pero esta vez sin esfuerzo. Los ejemplos de esto pueden ir desde un simple comando de teclado o una macro en excel, hasta la incorporación de un sistema tecnológico de punta dentro de un proceso productivo. La ventaja de esto es que facilita la realización de un proceso, pues lo hace más sencillo, e inclusive automático, lo cual tendrá la consecuencia de la liberación de tiempo. Este tiempo disponible resultante lo puedo dedicar a hacer crecer mi negocio sin descuidarlo, ya que la sistematización lo hace por mí.

Y segundo, delegar. Esto se trata de tener a personas empoderadas y competentes realizando funciones en las que son los mejores en ello, y que idealmente sean mejores haciéndolo que la misma cabeza del negocio, puesto que si ellos son mejores que el CEO, este último puede tener la confianza plena de que sea lo que sea que ellos desarrollen, no se necesitará de su presencia. Y así mismo, ellos podrán empoderarse y responsabilizarse a tal puno que sus acciones y decisiones serán del máximo provecho para la organización, además de que liberarán tiempo a la máxima cabeza. En otras palabras, si eres CEO:

Liberar tiempo para pensar = Sistematizar + Delegar

Sea que sólo delegues o que sólo sistematices, liberarás tiempo, pero si realizas ambas a la vez, tendrás una combinación muy ganadora, tanto para tu empresa como para tu labor.

Conclusiones

  • Una empresa pequeña que se encuentre en las actuales condiciones de mercado debe hacer todo lo posible por crecer porque, de lo contrario, estará destinada a desaparecer.
  • La forma en la que podemos hacer crecer nuestro negocio se logra cuando somos generadores de las condiciones donde podemos identificar, analizar y aprovechar las condiciones.
  • El trabajo de la máxima cabeza de un negocio es pensar, lo cual conlleva tiempo y tiene como objetivo la identificación de oportunidades, tendencias, amenazas, y otros más; para así tomar las mejores decisiones en cuanto a la dirección que deberá tomar el negocio para crecer
  • Para poder liberar tiempo para pensar, debo valerme de la sistematización de procesos y de la delegación de actividades y decisiones en personas más capacitadas que yo.

Foto del día de esta conferencia:

View this post on Instagram

#tbt La foto fue una exposición que impartí, en la cual hice lo posible por dar todo el tiempo información de alto valor, compartiendo mi conocimiento, dando todo para que fuera de ayuda total para mi audiencia. Sin embargo, no siempre fui así. Recuerdo que antes era muy envidioso con la información y el conocimiento, y por consiguiente no lo compartía con ninguna persona en lo posible. Pero todo eso cambió en el 2012 cuando conocí a una persona, quien hoy es uno de mis grandes amigos, y quien le dio un giro a mi perspectiva con una simple frase ''el conocimiento es para compartirlo'' Hoy en día, siempre que puedo ayudar a alguien con las cosas que sé, no dudo en decirselas. Por esa razón, estaré más activo con mi blog Ser Insoslayable, donde publicaré información y reflexiones del más alto valor que pueda, para que todo aquel que sea mi lector salga beneficiado con lo que compartiré por ese medio. #Conocimiento #Compartir #ElConocimientoEsParaCompartir #blog #SerInsoslayable #AltoValor

A post shared by Jean Pierre Bernal (@jean_pierre_bernal) on


Querido lector, gracias por haber llegado hasta este punto. Espero que tu negocio pueda crecer y que puedas aprovechar lo mejor posible toda oportunidad que detectes como máxima cabeza de tu negocio. Si tienes preguntas, dudas, aportes u otros, deja todo eso en los comentarios. Y si conoces a un emprendedor que sea la máxima cabeza de su pequeño negocio, compartele este artículo, te lo agradecerá. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

+57 3016348177

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.