Parte Intelectual

7 sesgos cognitivos que están limitando tu vida

Nuestro cerebro no sólo es un órgano, es una maravilla de la naturaleza, puesto que produce al rededor de 50.000 pensamientos diarios y 100.000 reacciones químicas por segundo. A simple vista, es una máquina increíble, sin embargo, a pesar de todo ese poder de funcionamiento también puede cometer actos irracionales como los sesgos cognitivos. Claro que, no lo hace en su  propio detrimento, sino al contrario, para ahorrarse tiempo.

Sesgos cognitivos

En un artículo anterior ya habíamos hablado a fondo sobre este tema, y encontramos que los sesgos cognitivos son patrones consistentes que le facilitan el trabajo al cerebro, independientemente de que tengan lógica o no.

Por ejemplo, creer que las mujeres en profesiones bastante lógicas prefieren apoyar a otras mujeres por solidaridad de genero, sin embargo un estudio de Yale encontró que las mujeres científicas no sólo eran más propensas a contratar hombres científicos, sino también a pagarles al rededor de 4.000 USD más que a sus pares femeninas.

Por consiguiente, todos tenemos sesgos sean racionales o no, la cuestión y lo que nos compete en este artículo es entender cómo podemos gestionar estos sesgos de una manera que nos beneficie en vez de que nos limite, así pues, veremos 7 sesgos con su respectiva estrategia.

#1 Error fundamental de atribución

Este sesgo es la tendencia que tenemos de atribuirle un comportamiento situacional a la personalidad de una persona. Por ejemplo, si en un momento dado vemos a un compañero que está mostrando niveles bajos de desempeño, entonces solemos asociarle con alguien perezoso sin pensar si hay otras explicaciones como que no sienta pasión por sus tareas, o tenga problemas familiares, o esté agotado, entre otras.

Estrategia: Utiliza mucho este sesgo a tu favor cuando se trate de dar excelentes primeras impresiones, comportándote como alguien en quien confiar, serio, responsable, transparente, y cualquier otro rasgo con el que quieras que te asocien; y logicamente espero que también seas lo que aparentas.

Por otra parte, en caso de que alguien tenga un comportamiento determinado en algún momento, no lo etiquetes de inmediato antes de observar un par de comportamientos más que lo verifiquen o de darte el tiempo de conocer a la persona, pues recuerda que todos tenemos nuestros malos momentos.

#2 Sesgo de confirmación

Este sesgo es la tendencia que tenemos de buscar información que respalde y verifique nuestras creencias preexistentes. En otras palabras, primero formamos una opinión y después investigamos para encontrar evidencia que respalde esa opinión, aun cuando el proceso debería ser al revés, basando nuestras opiniones en hechos.

Estrategia: Todos sabemos cuán tonta e incompetente puede verse una persona que habla de un tema sin conocerlo, por eso no seas como ellos y antes de formarte cualquier idea, investiga sobre ese tema. No digo que no es válido dar opiniones cuando no somos expertos, sin embargo es bueno clarificarlo cuando expreses tus opiniones no tan fundamentadas. Con esta estrategia, a la larga, tu entorno te considerará como alguien que tiene credibilidad tanto en acto como en palabra.

#3 Falacia de planificación

Este sesgo trata de la tendencia que tenemos de pensar que haremos las cosas más rápido de lo que de hecho somos capaces. Este sesgo es típico en procrastinadores, y hace que las personas hagan trabajos malos e incompletos, además de que no cumplan fechas de corte y otros asuntos. Por ejemplo, tienes un escrito por hacer y crees que lo terminas en una hora, por eso empiezas a escuchar música hasta una hora antes de la hora de entrega, y cuando empiezas a escribir te das cuenta de que te tomaría más del tiempo estipulado.

Estrategia: Ya en un artículo anterior hablamos de distintas formas en las que podemos superar la procrastinación. Así pues, en este la invitación es para no subestimar ninguna actividad, y en caso en que de verdad sea muy fácil, pues razón aún más poderosa para hacerla ya mismo.

#4 Sesgo de conservadurismo

Este sesgo es el que nos hace pensar que lo de antes debe tener preferencia por sobre lo nuevo. Este sesgo afecta a nuestras creencias, ideas, opiniones, y a las personas con las que nos relacionamos. Por ejemplo, si sabes sobre un tema y sale un estudio nuevo y transgresor sobre este, entonces prefieres darle más relevancia a los estudios que ya conocías que al que salió hace poco.

Estrategia: Nunca te cierres. No importa cuán distinta o radical pueda parecer una idea o una persona, recuerda que generalmente las cosas geniales tienden a serlo, así que cuando te encuentres con ellas, aprende y toma todo lo bueno y nunca rechaces sin antes dar una oportunidad.

#5 El efecto avestruz

Se dice que las avestruces son animales que cuando sienten miedo entierran sus cabezas en el suelo. De modo que, este sesgo trata sobre la tendencia que tenemos a escondernos de los problemas inminentes, quizá no enterramos nuestras cabezas en el suelo, pero sí nos alejamos de ellos en vez de afrontarlos. Por ejemplo, si tienes problemas con tu pareja, prefieres apagar tu móvil e irte lejos de él/ella en vez de reunirse para intentar resolverlos.

Estrategia: Siempre recuerda que esconderse de los problemas nunca los solucionará y sólo retrasará lo inevitable, además que ese tiempo en que lo retrasas es un tiempo lleno de mucha preocupación y estrés. Por tal motivo, y por doloroso que pueda ser, dale cara a tus problemas porque entre más pronto lo hagas, mucho mejor.

#6 Resistencia reactiva

Este sesgo trata de nuestra tendencia a reaccionar en contra de reglas y regulaciones ejerciendo nuestra propia libertad. Por ejemplo, si le dices a un adolescente que te tiene que obedecer solo porque tú lo dices, entonces es muy probable que él/ella empiece a romper tus reglas. Y esto pasa igual en las empresas, cuando un empleado se siente maltratado por su empleador, este empezará a tomar descansos más largos, a trabajar con más lentitud, e incluso, puede llegar a robar a la empresa.

Estrategia: A las personas no les gusta sentir que hacen algo porque alguien les dijo que lo hiciera, sino que les gusta sentir que hacen las cosas porque fue una decisión propia. Esa es la razón por la cual la gente ama a los líderes, por eso nunca te impongas sobre nadie e intenta que las personas crean que son ellos los que tomaron la decisión, por ejemplo si eres un vendedor, no digas que le vendiste a alguien, mejor di que tu cliente te eligió y decidió comprar tu producto.

#7 El efecto del carrro

El poder de la masa puede ser tan grande al punto de hacerte adherir a comportamientos y decisiones sin siquiera pensarlo, y de eso trata este sesgo, pues es la tendencia que tenemos de hacer algo solo porque todos los demás lo están haciendo. Por ejemplo, cuando hay burbujas económicas es a causa de personas que entran a un mercado sin conocimiento, entraron allí porque otros lo estaban haciendo también, y el exceso de participantes provocó un aumento injustificado en el precio del activo que al final provocó un desplome de los precios.

Estrategia: Si estás tomando una decisión o haciendo algo, mas no sientes que es por algo que ha nacido desde tu interior, sino que fue más un impulso por copiar al entorno, entonces estás haciendo las cosas mal. El pensamiento de grupo a veces priva a las personas de buscar otras alternativas y de analizar más detenidamente las situaciones, por eso date tiempo a solas en ciertos momentos, sobre todo en aquellos en los que tengas que decidir y/o hacer algo muy importante.

#8 El sesgo del punto ciego

Por haber llegado hasta acá te daré un sesgo extra de regalo. Este último sesgo trata de la tendencia que tenemos a ver los sesgos en otras personas, mas no en nosotros mismos, aunque ten en mente que no somos capaces de ver errores en otros que nosotros no tengamos, así que cuando identificamos algo malo en otros, sólo es un reflejo de nuestros errores. Además, si sientes que ya estás en control de todos tus sesgos, es muy probable que estés en un punto ciego y no veas todo en perspectiva.

Estrategia: No juzgues a otros apresuradamente, mejor aprende de ellos viéndolos como tu reflejo y tus maestros. Y por otra parte, no sientas que ya estás en control de todo, quizá no te alcance la vida para lograrlo, pero aun así, este sigue siendo un proceso muy enriquecedor que tiene un espacio infinito para la mejora de nuestra vida.

Nota: Si quieres conocer otros 5 sesgos más, entonces te invito a leer este artículo: Sesgos cognitivos: Qué son y cómo usarlos a tu favor.


Gran parte de lo que has leído acá esta basado en este artículo.

Querido lector, gracias por haber llegado hasta este punto. Espero que puedas utilizar los sesgos cognitivos a tu favor y que nunca limiten ni tu vida ni tus decisiones. En caso de que tengas preguntas, aportes, opiniones, o que quieras contarnos alguna historia, deja todo eso en los comentarios. Y si consideras que esto que has leído puede ayudar a muchas personas, entonces comparte este artículo con tus amigos en tus distintas redes sociales. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

+57 3016348177

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.