Parte Física

¿Cómo tener más energía y usarla para lograr tus propósitos?

¿Cómo utilizar tu energía para lograr tus propósitos?

Indiscutiblemente, el día a día nos pone a prueba a nivel físico principalmente, porque nuestro cuerpo nos permite movernos libremente y sobre todo actúa como vehículo para llevarnos hacia donde queremos. Alimentar los propósitos del diario vivir requiere energía, pero ¿qué es la energía? ¿Cómo podemos utilizarla para lograr nuestras metas y objetivos? ¿Cómo podemos obtener más energía todos los días?

Responder a las preguntas anteriores nos lleva a tener en cuenta que la energía es un tema que nos interesa a todos. El universo está en constante cambio, la galaxia, los planetas, las estrellas y nuestro entorno cada vez están cambiando, en su gran mayoría todo ello se mide a través de ciclos. La tierra misma cuenta con ciclos que han transcurrido y seguirán transcurriendo durante miles de años, es decir que para que este proceso se lleve a cabo, la energía es clave no solo para el cambio, sino para la creación de vida en la tierra. Por consiguiente, nos podemos formar una idea importante de que la energía es vital para moverse, pensar, sentir, y percibir lo que pasa alrededor. Los grandes científicos del mundo, como Einstein, describieron a la energía como algo con un gran potencial, pues ponte a pensar cómo es que una pequeña partícula de materia es capaz de generar grandes cantidades de energía. El universo y la creación, en general, nacieron con esa <<chispa>> de energía que conocemos como <<big bang>>, y después todo se convirtió en materia. Si lo vemos de esta manera, todo nació desde una pequeña energía que se fue expandiendo, lo mismo aplica con las cosas que emprendemos. Todo nace desde una idea que, en general, puede verse como algo simple o pequeña, pero que en realidad a medida que la realizas requiere de más y más energía para que la lleves a cabo, por ejemplo la simple idea de realizar ejercicio en un principio se nota <<fácil>>, pero a medida que tienes como meta realizar ejercicio, debes aplicar mucha más acción para la consecución de esta idea que nació en principio.

La energía la podemos asociar con magnetismo y vibración, estas son teorías que nos plantea el mundo científico, pero que a manera de práctica también funcionan en la materia y en el plano físico que conocemos como realidad, aplicado también al SER humano. El mundo como lo conocemos funciona a través de campos, no solo vibracionales sino también magnéticos, todo esto se traduce a través de ondas y frecuencias, así como hay ondas altas y bajas, también hay frecuencias altas y bajas. Nosotros como humanos también nos vemos afectados o beneficiados por este tipo de ondas. Desde tiempos antiguos el hombre ha sabido aprovechar su energía a través de la naturaleza, por las frecuencias y ondas que se generan. Un ejemplo de ello es el sol, pues este es aparentemente una fuente inagotable de energía, produce ondas magnéticas que nos pueden beneficiar o afectar según su intensidad. El culto al sol se ha dado principalmente porque al ser una fuente de poder beneficiaba en el crecimiento de los cultivos, la iluminación, la sensación de calidez y la obtención de vitamina D a través de la piel. Las emociones que sentimos frecuentemente también pueden ser de frecuencia vibratoria alta o baja. Siempre que estás alegre, en paz, motivado, y sientes amor, tu mundo se hace más dinámico, en el caso contrario que estés triste, amargado, con ira y pereza, no va a haber movimiento, es decir tu frecuencia vibracional va a estar baja, lo cual no solo puede afectar tu campo energético, sino también el de los que te rodean. Aclaro que, no estoy en contra de las emociones negativas, son necesarias como cuando llega la noche y hay ausencia de luz, ya que luego de eso, al otro día el sol reaparece. Lo importante es lograr un equilibrio de estas emociones para que TÚ decidas en cual vibración prefieres estar comúnmente, cuál es esa energía que quieres tener durante el día a día, cuáles son esas emociones y vibraciones que quieres tener de forma predominante.

Actualmente, es posible afirmar que la vibración o frecuencia predominante en la sociedad es negativa. ¿Por qué? Porque la mayoría de noticias que se dan en los medios audiovisuales masivos son de contenido violento, soez, vacío y carente de aportes positivos para nuestra vida, por no decir material <<basura>>. Los hábitos diarios que llevamos como sociedad nos empujan hacía una frecuencia negativa: el ruido de las ciudades, el transporte público, la política, los problemas del medio ambiente; etc. No digo con esto que debes evitar estar informado de lo que acontece día a día, quizá es necesario dependiendo de la actividad que realices, lo que digo es que la sociedad nos programa para que estemos en una frecuencia baja, para que de esta forma no seamos capaces de dar lo máximo de nosotros con el fin de aprovechar nuestra energía. La buena noticia es que, aquí no hay culpables; tú tienes el control de decidir qué es lo que quieres y hacia dónde quieres ir aplicando tu energía a través de una frecuencia alta.

¿Qué hacer para aumentar mi energía?

Llegamos a la pregunta clave y central de este artículo. Si has llegado hasta aquí no es solo porque tienes curiosidad, sino también porque ansias saber cómo puedes estar en una frecuencia vibratoria alta para lograr tus metas y propósitos. Yo personalmente lo defino en 7 puntos claves importantes. ¡Vamos allá!

  1. Ejercicio
  2. Meditación
  3. Respiración
  4. Hidratación
  5. Pasión
  6. Sueño reparador
  7. Conexión espiritual

Sí has visto nuestro conversatorio sobre energía y sexualidad en nuestra página de Facebook (si no lo has visto aún haz click aquí), te pudiste dar cuenta que nombré estos siete elementos, explicando cada uno y dando un “brochazo” de lo que son. En este artículo te explicaré detalladamente por qué cada uno de estos ítems son necesarios, no solo para aumentar tu energía, sino también para estar en una frecuencia alta y lograr tus objetivos y propósitos del día a día. Aquí tienes explicado cada ítem a continuación:

(1) Ejercicio

Para este punto me gusta citar a Mario Luna: <<El mejor ejercicio es el que se hace>>. Es importante estar en movimiento constantemente, no importa cuánto tiempo lo hagas a diario. Pero, si tu agenda está demasiado llena para sacar tiempo para hacer ejercicio, puedes empezar por lo menos con 5 minutos. De seguro que, en Youtube podrás encontrar tutoriales de cómo hacer cardio, ejercicios de fuerza, estiramientos, inclusive hasta yoga, en tiempos cortos. Lo principal aquí es que, no hay excusa para que tu cuerpo no esté en movimiento, de esta forma tu organismo lo compensará con la liberación de hormonas como la dopamina y la endorfina, las cuales son hormonas que no solo te darán impulso y energía, sino también tranquilidad y placer.

(2) Meditación 

La meditación no requiere de mucho esfuerzo, pero si de compromiso de tu parte. Muchas veces se asocia con algo espiritual, pero no es así. La meditación simplemente es un espacio en el cual tú puedes encontrar paz y estar consciente de tu cuerpo, de tu respiración y de los sonidos que hay en tu ambiente. De esta forma, hallarás paz en la tormenta, encontrarás la forma de fluir en medio del caos de los pensamientos del día a día. Yo personalmente uso una aplicación que me ha servido muchísimo, su nombre es Headspace y lo bueno es que la puedes utilizar entre 3 a 10 minutos para realizar tu meditación. Con ella no te parecerá tedioso incluir poco a poco este hábito que sin duda trae beneficios para tu cerebro y tu energía.

(3) Respiración 

La respiración, sin duda, es un factor clave para adquirir energía, ya que tu cuerpo realiza intercambios gaseosos todo el tiempo. Aprovecha el oxígeno de la atmósfera para poder cumplir con los procesos químicos de tu cuerpo. Con lo cual, lo recomendable es que respires de una manera diafragmática, esto se logra inhalando el aire por la nariz llevándolo hasta el estómago y después exhalando por la boca. Hay muchas prácticas como la respiración consciente, el chi kung, Tai-chi; etc. Si sabes cómo utilizar a tu favor la respiración, te encontrarás más tranquilo, tendrás más dominio de tu cuerpo y, por supuesto, tendrás más claridad al tomar decisiones.

(4) Hidratación 

Bien sabemos que el cuerpo humano, por lo general, está compuesto entre 60 y 70% de agua, esto nos dice lo importante que es para nosotros el hecho de hidratarnos. No solo para que las células estén en correcto funcionamiento, sino también para que los nutrientes sean transportados de una manera más efectiva. Personalmente, no apoyo la idea de tomar demasiados litros de agua, debido a que en los alimentos se encuentran cantidades proporcionales de agua, pero por lo general, y en mi experiencia, diría que es necesario entre 2 a 3 litros de agua diaria, y aún más si practicas algún deporte.

(5) Pasión

Para nadie es un secreto que cuando haces lo que amas todo fluye de una manera increíble. No sé si tú has sentido esa efervescencia, esas ganas, esa motivación de hacer algo que te gusta tanto que en realidad sacas energía de dónde no tienes y lo haces. En mi caso me encanta escribir, y no importa si las ideas no me fluyen, o me siento cansado, pero emprendo mi labor y al final las recompensas se ven. Ahí es cuando aparecen los dínamos humanos, esas personas que parece que tuvieran energía de sobra, el ejemplo que más me gusta tomar es el de Anthony Robbins, pues cada vez que está en tarima puede durar hasta 6 o 7 horas con muchísima energía sin mostrar signos de estar cansado o con energía baja, debido a que su propósito es siempre tomar y dar una vibración alta a su público.

(6) Sueño reparador 

La ciencia médica generalmente recomienda 8 horas de sueño, yo personalmente creo que esto es relativo porque cada quien tiene un metabolismo diferente. De lo que sí estoy seguro -y estudios lo apoyan- es que es necesario dormir por lo menos 6 horas. No importa qué actividad hagas, respeta tu ciclo de sueño y aprovecha la noche para dormir. De esta forma tu melatonina no se verá afectada, tal como se habló en un artículo anterior.

(7) Conexión espiritual 

En Ser Insoslayable tenemos como uno de los puntos fuertes en la vida de un ser humano su parte espiritual. Este punto lo dejo de últimas, pero es el más importante. Yo no sé en qué creas, qué tipo de religión practicas o qué creencias rigen tu pensamiento. Pero de algo sí puedo estar seguro, religión no es espiritualidad. Lo importante es la manera en la cual tú conectas con esa Esencia Universal, en mi caso es Dios. Si puedes entrar en conexión con esa Inteligencia Superior a través de la oración, hazlo; si es a través de la contemplación o la meditación, hazlo. Conéctate a través de las emociones derivadas del amor, como la paciencia, la bondad, la tranquilidad, la alegría, la felicidad, la abundancia, la prosperidad y la amabilidad, así tu vida estará en una vibración sumamente alta. Los seres humanos funcionamos bajo dos emociones -que en sí se diría que son energías- predominantemente fuertes, el amor y el miedo. Tú decides cuál energía quieres que predomine en tu vida, en tus manos dejaré esa decisión.

Conclusión

Estos son solo algunos de los métodos con los cuales puedes aumentar tu energía, yo incluiría también el uso de duchas frías, pero de ese tema hablaremos próximamente. Gracias por haber llegado hasta este punto del artículo, espero que estos consejos hayan sido de tu agrado. Lo más importante es que tomes acción y los apliques a tu vida en el día a día. De esta manera te acercarás a Ser Insoslayable.

Hasta pronto

Con amor, David Acero Rey.

Ser Insoslayable

Contacto@SerInsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *