Parte Espiritual

Cree y nunca dejes de creer [Reflexión]

Escrito por Ivan Ortegon

Corre lo más pronto posible a tu librería más cercana, compra la mayor cantidad de libros que te sean posible y ponte a leerlos. No dejes de anotar en un cuaderno lo que vas a aplicar mañana que hayas aprendido de ellos y, vuélvete un científico loco como si de ti dependiera descubrir la cura contra el cáncer. Te aseguro que al informarte, eso te llevara a personas y a situaciones nuevas que reprogramarán tus creencias, las mismas que hicieron de ti un ser predecible e ignorado por la inmensa demanda de valor que pide a gritos el mundo que te rodea.

Deja de acostúmbrate a lo que te enseñaron tus abuelos, eso ya quedo en los libros del pasado, tienes al frente páginas en blanco que necesitan de una nueva historia que sea excitante, con dramas y altibajos, con un nuevo amor en cada excursión, agradecidos recíprocamente de lo que aprendieron uno del otro. Rodéate de personas que deseen lo mismo y, en consecuencia, que actúen íntegramente con sus deseos, pues estos últimos son los que componen la gran orquesta que le da armonía al mundo porque muy dentro de ellos saben y reconocen el verdadero sonido de su voz, por lo que no dejan de cantar cada día, lo hacen tan fuerte que son escuchados por el gran diseñador del universo, el mismo que creo los cielos y la tierra, el mismo al que te invito a que desobedezcas tal como lo hicieron Adán y Eva.

Rompe tus creencias como siempre lo hace la unidad mínima de la metería, la cual detrás de cada observación no está repitiendo la misma rutina como lo hacemos nosotros día tras día, en cambio, sí está transformándose, no se siente limitada por el espacio ni por el tiempo. ¡Es que ni siquiera existe en su naturaleza esas dos variantes! que no son más que una invención del hombre en su afán de entender su propósito en este mundo, el cual sólo nos ha llevado a las mismas ideas que provocan guerras sin ninguna respuesta.

Conforme empieces a creer en un mundo lleno de soluciones, tu lenguaje cambiara. <<¿Cómo puedo hacerlo?>> Es la primera pregunta de un ser creador, quien tiene una convicción inamovible. Lo más increíble de todo esto es que tu mente comienza a conectar con esa inteligencia infinita con la que se han cruzado los grandes artistas, inventores, líderes políticos  y religiosos cuyos nombres están en voz de todo el mundo por haber sido fuente de inspiración y sabiduría. Entonces, ¿por qué no deberías ser tú uno de ellos? La respuesta es simple: ¡porque no te lo crees! ya que has decidido escuchar más a las personas que creen profundamente en un mundo lleno de problemas que en uno de soluciones, porque has aceptado la mediocridad aun cuando tu creador, en el momento de tu concepción, te ha dotado con virtudes y talentos, para que así, nunca te falten herramientas para poder ofrecer tu genialidad al mundo. Sin embargo, la gente incrédula te ha convencido de que las cosas no son así, que fuiste diseñado solo para crecer reproducirte y morir, al final, la sumatoria de todas esas creencias se transformarán en una vida desdichada sin haber cumplido un propósito.

Para aquel que cree que todo es posible no necesita saber más, por eso mándate ese mensaje sugestivo todos los días después de levantarte y antes de acostarte. Acepta como única oración la misma sonrisa que dibujaron tus labios después de haber dado tu primer beso, tal como te invita Osho a hacerlo. Vive en paz contigo y mañana a primera hora notaras como el miedo ha sido remplazado por la fe; el odio y el egoísmo por el amor y la admiración; la tristeza y la agonía por alegría abundante y dicha que regocija; las ganas de criticar y juzgar por las de comprender y reflexionar; la incertidumbre por la certeza de un futuro maravilloso rodeado de personas asombrosas y momentos que al morir no te quedará más que agradecer infinitamente por haber sido parte de esa gran obra maestra que es la vida en realidad. Desequilibra la balanza, comienza de tener pensamientos más positivos, mas nutritivos, el resultado de tener las creencias correctas es tener un dialogo interno tranquilo y una buena comunicación con Dios.

Cree y nunca dejes de creer.


Querido lector, gracias por llegar hasta acá. Espero que hayas disfrutado de esta reflexión y que puedas llenarte de las creencias más potenciadoras para tu vida. Si tienes aportes, opiniones o preguntas, déjalas en la sección de comentarios. Y en caso de que consideres que esto que has leído puede ayudarle a otras personas, entonces te invito a compartir este artículo en tus redes sociales. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Ivan M. Ortegon

+57 3192052302

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *