Parte Espiritual

¿Cómo subir de nivel en la vida? Y ¿Cómo hacer que tu mentalidad evolucione?

Nuestra vida es algo que no permanece en una constante, al contrario, se trata de estados cambiantes que evolucionan continuamente o que -infortunadamente- también pueden decaer. Como espero que mis lectores siempre vivan en evolución perpetua subiendo de niveles en sus vidas, he escrito este artículo para que puedan saber cómo subir de nivel. Para empezar, debemos entender que…

Nivel = Mentalidad

Nuestro nivel en la vida vendrá dado por nuestra mentalidad, la cual es nuestra configuración mental, o sea, la aproximación que tenemos hacia aquello que tenga nuestra atención. Por consiguiente, si nuestra mentalidad aumenta, nuestro nivel en la vida hará lo mismo, pues recuerda que los problemas que puedes resolver y las cosas que puedes visualizar no van más allá del tamaño de tu mentalidad. Entonces, si quieres resolver problemas mayores e ir por cosas más grandiosas, aumenta tu mentalidad.

“La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original”

Albert Einstein

Esta frase de Albert Einstein tiene que ver mucho con nuestra mentalidad, pues si nos ponemos a recordar la forma en la que pensábamos hace unos 5 años, -claro, tras haber trabajado en mejorar nuestra vida- los problemas y las aspiraciones de ese entonces parecen nimiedades en comparación a las que tenemos en el presente. Además, si tu mentalidad aumenta, entonces es muy probable que tú nunca vuelvas a la mentalidad que tenías antiguamente, a menos que, entres en estados deplorables como la procrastinación o la drogodependencia, entre otros.

Entendiendo esto, surgiría una pregunta…

¿Cómo saber cuándo subo de nivel?

Ya hemos hablado de este tema en otro artículo, y básicamente se trata de pérdidas de confianza momentáneas. Piénsalo así, si ya estabas en un nivel determinado, la situación en la que te encontrabas y las cosas que hacías te eran cómodas, pero de un momento a otro te empiezas a sentir mal, te cuesta hacer las cosas o ya no sientes la misma satisfacción que sentías antes cuando hacías lo mismo.

Es normal que en un punto sintamos una merma en nuestros niveles de confianza, puesto que, cuando subimos de nivel las cosas que hacíamos antes ya no nos llenan, pues nuestras aspiraciones son mayores, y sumado a esto, las situaciones que enfrentaremos serán más desafiantes, por consiguiente, nos sentiremos mal por no poder satisfacer esas nuevas expectativas, ni poder responder adecuadamente a los nuevos desafíos.

Infortunadamente, esto no es algo de lo que nos demos cuenta en primer momento, ya que, si bien esa mala sensación por pérdida de confianza es el primer indicativo de la subida de nivel, el problema es que al no ser placentero, es muy probable que la malinterpretemos y la veamos más como una señal de que algo está mal.

Por eso, siempre que sientas que tu confianza baje, pregúntate si esa pérdida tiene que ver con un detrimento en tus habilidades u otros que estén relacionados con hacer un mal trabajo. En caso de que tu respuesta sea negativa y/o te des cuenta de que has hecho el trabajo consistentemente y como ha de ser, entonces puedes alegrarte porque has subido de nivel.

Ahora, entendiendo que la primer aproximación a un aumento de nivel no es placentera y, habiendo aceptado ese hecho, ya podemos plantearnos cómo subir de nivel. Para eso te compartiré dos experiencias que debes vivir para que así te ocurra, sin embargo, que sepas que no son las únicas maneras, hay otras formas. Comencemos:

(1) Ver a alguien más operar sin miedo

No sé si has notado que, cuando hay alguien o un grupo que se encuentra paralizado por la duda o el miedo de hacer algo, aparece un valiente que sí se atreve y lo hace, entonces los demás al ver su ejecución se sienten inspirados y empiezan a tomar acción. O sea, sólo hace falta una persona que haga las cosas al frente de otro(s) cuya(s) mentalidad(es) esté(n) bloqueada(s) para desbloquearla con su ejemplo.

A veces, tenemos las suficientes habilidades y conocimientos para operar desde una mentalidad específica, sin embargo, a causa del miedo y/o el desenfoque, pareciera que nuestra mentalidad sufre una degradación momentánea que no nos permite desempeñarnos a nuestro máximo potencial. Por ejemplo, aquella persona que canta muy bien, pero cuando está frente a un público siente tanto miedo y nervios que se bloquea y no es capaz de cantar.

Cuando vemos a alguien que está operando en un plano mental más alto al nuestro, esto nos permite obtener ese mismo plano, es como un aprendizaje por osmosis. Así pues, en el ejemplo anterior de la persona que no puede cantar ante un público, si otra persona cantara -así lo hiciese mal- frente a la audiencia, e invita a la persona asustada a que cante con él/ella, es casi seguro que este podrá cantar gracias al ejemplo de aquel/aquella valiente.

Por tal motivo, si quieres subir de nivel, mira a alguien que haya pasado su punto de no retorno, o sea, alguien que le de igual la incomodidad temporal, pues su ejemplo te permitirá adquirir la inspiración y la confianza para operar en su mismo nivel de mentalidad. En otras palabras, exponte al ejemplo de aquellos que tengan los resultados que quisieras tener.

Para exponerte a estas personas, empieza a hacer networking apalancándote de las redes sociales para facilitar ese trabajo. Una vez sepas quiénes son esas personas, pregúntate cómo puedes hacer para verlos en acción, para así adquirir su mentalidad, y si es el caso, paga la mentoria con ellos, de seguro valdrá la pena.

Por último, esta exposición y, por consiguiente, tu subida de nivel requieren de pagar el precio y/o de preparación. Recuerda que, para llegar a un nivel superior habrán cosas que deberás hacer y entregar, y cosas que deberás abandonar. Por ejemplo, para emprender un negocio, muchos abandonan sus trabajos o estudios, pues ese es el precio de ir tras sus sueños. Además, la mentalidad también crece cuando ingresa en ella nuevo y mejor conocimiento, por eso también debes ser una máquina de aprendizaje perpetua si quieres subir de nivel, lo que en el caso del emprendedor se traduciría en estudiar constantemente su industria y aprender los mejores métodos para que su proyecto pueda despegar.

(2) Ten a alguien que ames y/o respetes que tenga altas expectativas de ti

Cuando Henry B. Eyring -profesor asociado de negocios en la Universidad de Stanford y líder religioso- estaba estudiando su licenciatura en física en la Universidad de Utah, tuvo un semestre donde obtuvo notas muy altas en materias complejas, por lo que llegó a casa a compartir su alegría con su mamá, pero la respuesta que recibió fue que eso era lo que ella esperaba de él. Aunque esas no fueron las palabras que él quería oir, años después reflexionó sobre eso diciendo:

“Algunas veces, la mayor muestra de amabilidad que podríamos recibir sería tener a alguien que espere más de nosotros de lo que nosotros lo hacemos, porque ellos ven con más claridad nuestra herencia divina”

Henry B. Eyring

En psicología existe un término llamado Efecto Pygmalion, el cual consiste en que nosotros nos comportamos de acuerdo a las expectativas que tienen los que nos rodean sobre nosotros. Así pues, lo que otros esperan de nosotros tiene el poder para hacernos subir de nivel o degradarnos. Por eso, busca personas que esperen el más alto estándar de ti, eso te llevará a comportarte a un nivel de mentalidad más alto, pues recuerda que, cuando un comportamiento se repite muchas veces, este se convierte en un hábito, o sea, lo interiorizas y se vuelve parte de tu vida.

Claro que, no se trata de rodearse de gente que te esté llenando de elogios constantemente, aunque eso pueda ser bueno y potenciador en algunos momentos. Se trata más de rodearse de alguien que esté interesado genuinamente en ti, al punto que te diga con asertividad y honestidad cuando lo estás haciendo bien, y también que te diga cuando tu comportamiento no está acorde a sus altas expectativas sobre ti.

Por otra parte, tampoco se trata de llenarse de criticas por doquier, se trata de recibir una retroalimentación honesta que necesitas escuchar, en otras palabras, que te hablen sin rodeos. Obviamente, tiene que ser una retroalimentación dicha por alguien que, tanto se preocupa por ti deseándote lo mejor, como por alguien que tú quieres y/o respetas para que sus palabras hagan eco real en ti.

Para terminar…

Si te interesa profundizar más en este tema, que sepas que hemos hecho un conversatorio en un nuestra página de Facebook Ser Insoslayable, donde hemos hablado de cómo puedes subir de nivel y hemos visto más ejemplos y herramientas para que así suceda. Si te interesa verlo, a continuación te dejaré el vídeo:

Y sin más por agregar, sólo me resta invitarte a los próximos conversatorios que hacemos cada jueves a las 8:00 pm COT por Facebook live. Te esperamos.


Parte de lo que has leído acá está basado en este artículo.

Querido lector, gracias por haber llegado hasta acá. Espero que tu mentalidad evolucione sin parar, lo que hará que tu nivel en la vida haga lo mismo. En caso de que tengas opiniones, aportes o preguntas, déjalas en los comentarios. Y si consideras que esto que has leído puede ayudar a otros a subir su nivel de vida, muéstrales que tienes altas expectativas de ellos compartiendoles este artículo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

+57 3016348177

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.