Parte Espiritual

¿Cómo hacer para que la vida se confabule a mi favor?

Todos los actos de nuestro día a día suman o restan para el momento en que el universo -Dios, destino, energías o en lo que sea que creas- nos premie o castigue por nuestros méritos. Puesto que, ¿no te ha pasado que hay días en los que pareciera que todo se confabulara a tu favor o en tu contra? Si es así, es a causa de los méritos que has cosechado, y de eso va este artículo, donde te contaré una historia para que puedas entenderlo mejor.

<<Un púrpura siempre encuentra parqueadero>>

Te contaré una historia de Juan Diego Gómez, la cual relata en su libro Ideas Millonarias, y donde expone mejor esto de los méritos que cultivas en tu día a día.

La historia se desarrolla un día en que el equipo de fútbol Atlético Nacional jugaba en la final de la Copa Libertadores en Medellín. Juan Diego fue con su hijo al partido, cosa que pensaban hacer con 6 horas de anticipación pues hubo gente que pasó la noche frente al estadio para lograr un buen lugar. Infortunadamente, Juan Diego tuvo algunos asuntos del trabajo y llegaron mucho después de lo planificado, sin embargo obró el primer milagro, en la fila de ingreso a la tribuna había un televidente que los dejó ingresar a esta.

Ya dentro de la tribuna, Juan Diego y su hijo estaban buscando asiento contra toda probabilidad, y cuando se habían resignado de que no habían y se iban a ir a buscar en otra tribuna, una señora los llamo. Ellos se acercaron y la señora les dijo que unos amigos de ella no habían podido asistir, entonces con su esposo habían decidido darles los asientos a un padre y un hijo que estuvieran buscando, lo cual fue una segunda buena noticia.

Cerca de acabar el primer tiempo, al hijo de Juan Diego le dieron ganas de ir al baño, por lo cual ambos se pararon de sus asientos y atravesaron la tribuna para llegar a una fila inmensa para entrar a los baños. La fila era tan larga que de hacerla de seguro se perderían de gran parte del partido restante. Y de repente, tercer buena noticia, un seguidor de Invertir mejor en redes sociales que estaba en un lugar privilegiado de la fila, reconoció a Juan Diego y le invito a pasar. Así pues, Juan Diego y su hijo entraron al baño y regresaron a sus asientos justo en el momento en que iniciaba el segundo tiempo.

Para sumar a todas las buenas noticias de Juan Diego ese día, Nacional, el equipo del cual es hincha, ganó la copa. En palabras de el mismo <<No lo llames suerte, sólo llámalo una mágica confabulación cósmica que tu Dios te ha propiciado porque has hecho algo bueno. Haz más cosas buenas y seguirás encontrando parqueadero.>>

… ¿Y si estoy viviendo problemas?

De seguro no siempre todo será tan bueno, y habrán dificultades que tengamos que enfrentar durante nuestra vida. Entonces, ¿eso significaría que he sido malo y que no estoy haciendo méritos? Pues no siempre, ya que, si bien las cosas malas que suceden en tu vida pueden ser señales para que replantees ciertas cosas y las puedas mejorar, también pueden ser pruebas para ver de qué estás hecho.

En palabras de Juan Diego <<Sólo recuerda dos cosas: primero, la definición de problema: una oportunidad para practicar. Segundo, reflexiona sobre los méritos que estás haciendo para encontrar parqueadero. Quizás te falta dar más, sacar la mejor versión de ti y exponersela al mundo.>>

¿Cómo cultivar méritos?

Para que logres confabulaciones cósmicas inexplicables que jueguen a tu favor, lo recomendable es que tus actos tengan generen tres elementos en simultánea, como en la siguiente formula:

Aportar valor al mundo + Ser consistente + Ser auténtico y genuino = Cultivar méritos

Si tus acciones benefician a los demás y aportan valor al mundo, es sólo cuestión de tiempo para que las cosas que te sucedan sean en tu beneficio y para aportarte, siendo el pago que recibes por todo lo bueno que has hecho hasta el momento, porque te lo mereces.

Si bien las acciones buenas son tu granito de arena para lograr un mundo mejor, no basta con que sean sólo una o pocas acciones cada bastante tiempo. La idea es que hagas acciones buenas continuamente, que conviertas el aporte de valor en uno de tus hábitos de vida, verás que conforme más aportes, más recibirás.

Por último, aunque realices acciones buenas y seas consistente haciéndolas, si tus objetivos reales no son verdaderamente por aportar sino por conseguir algo a cambio, no será genuino de tu parte, en consecuencia, tus méritos no sumaran de la misma forma, ni te sentirás bien. Así que, si entre tus objetivos reales no se encuentra aportar y ayudar a otros, lo mejor es que no hagas buenas acciones.

“Un púrpura, un ser extraordinario, imbuido de confianza y lleno de méritos y de Dios, siempre encontrará parqueadero. No lo llames casualidad, es fruto de lo que debes vivir, como resultado de las buenas obras que llevas a cabo y que benefician a muchísimas personas y de la presencia radiante de un ser superior del cual eres instrumento.”

Juan Diego Gómez

Ahora te pregunto: ¿estás cultivando méritos para vivir confabulaciones cósmicas?


Querido lector, gracias por haber llegado hasta acá. Espero que tus acciones sean buenas y en consecuencia los méritos que cultives y las cosas que recibas sean al menos igual de buenas. En caso de que tengas aportes, opiniones o quieras compartir alguna historia, deja todo en los comentarios. Y si te aporto valor esto que has leído acá, entonces haz una obra buena y comparte este artículo en tus redes sociales. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.