Parte Intelectual

Si te distraes mucho, quizá es porque eres muy inteligente

¿Sientes que no eres competente y que eres algo tonto por no poder mantener la concentración todo el tiempo? Ya sabes, estás realizando una actividad o teniendo una conversación, y de repente tus pensamientos se alejan de donde estás e inicias a fantasear despierto. De seguro crees que una persona que pierda el foco de esa forma no es muy inteligente que digamos, pero qué tal si te digo que la ciencia sugiere todo lo contrario.

Usualmente, me sucede que estoy hablando con alguna persona y en un momento de la conversación me abstraigo en mis pensamientos, para luego volver a la conversación y retomar el hilo de la misma con facilidad, a pesar de mi ausencia momentánea, incluso, sin darle la sensación a la otra persona de que no estaba concentrado en lo que me decía.

Hablando con personas que considero bastante inteligentes, me di cuenta que esa perdida de atención momentánea por fantasear suele ser un factor común que comparten. Por tal motivo, en este artículo quiero hablarte de eso, de que si eres una persona que se distrae muy fácil, quizá es por tu gran inteligencia. Así que, comencemos.

Relación entre fantasear despierto y eficiencia cerebral

En un estudio hecho por científicos del Instituto Tecnológico de Georgia, se sugiere que existe una fuerte correlación entre la tendencia a fantasear despierto de una persona, con fortaleza y eficiencia cerebral.

El estudio tomó a más de 100 personas y las puso dentro de una máquina de imagen de resonancia magnética, donde se les pidió que durante cinco minutos se centrarán en un punto fijo para grabar sus actividades cerebrales en el descanso. Esto le dio a los científicos del estudio una lectura de las fortalezas de las conexiones cerebrales de los participantes, que se sabe que están más involucradas en procesos de pensamiento más complejos, como razonar o recordar.

Por otro lado, tras salir de la máquina, se les pidió a los participantes que llenaran varias pruebas que estaban destinadas a medir varios aspectos de su inteligencia y atención. La prueba de Mind Wandering Questionnaire (cuestionario de distracción mental) que medía los niveles de distracción. También, se midieron los niveles de memoria por medio del Symmetry Span Tasks (actividades en intervalos de simetría) y del Operational Span Tasks (actividades de intervalo operacional). Por último, se midió la creatividad y la inteligencia por medio del RAT (Remote Associates Tasks o actividades de asociaciones remotas) y del Raven’s Advanced Progressive Matrices (matrices progresivas avanzadas de Raven).

Los científicos encontraron que aquellos que tendían a tener distracciones mentales, también tendían a sacar altas puntuaciones en el RAT y en el de Raven. Además, esas mismas personas tenían grupos más gruesos de conexiones físicas entre redes cerebrales asociadas con el pensamiento superior, las cuales fueron vistas a través de la actividad cerebral medida con la máquina de imagen de resonancia magnética. Por consiguiente, si tomamos estos dos datos, todo apuntaría a que se puede sugerir que hay una alta correlación entre tener un pensamiento de alta eficiencia y calidad, con una tendencia a divagar en la mente un poco más de lo usual.

Christine Godwin, una de las autoras principales de este estudio dice <<si eres bastante listo e inteligente, y estás haciendo una tarea muy fácil, entonces puedes desempeñarte en un alto nivel usando menos de la capacidad máxima de tu cerebro.>> Por eso, quizá es que aquellos inteligentes se pierdan en sus pensamientos durante una conversación, y luego vuelvan a ella sin perderse de mucho aparentemente. Sin embargo, Godwin también dice <<si es una actividad más desafiante o una conversación más profunda, probablemente aún necesitas prestar atención.>> Así que, sin importar cuán listo seas, habrán cosas para las que sí debas enfocarte por completo.

¿Qué hacer ahora?

Ya sea que tú clasifiques como una persona que se distrae con muchísima facilidad, o una que no se distraiga mucho, el enfoque sigue siendo un componente importante a la hora de conseguir nuestros objetivos e interactuar con los demás, inclusive, para disfrutar de la vida con aquello de vivir el presente.

Si bien en otro artículo ya vimos como al dejar que la mente divague puede ayudar a mejorar tu memoria, también vimos en otro artículo que la forma para ser más productivo de lo normal es por medio de un ciclo continuo de enfoque total más descanso. Por eso, debemos discernir cuáles son aquellos momentos en los cuales necesitamos tener un enfoque total, y cuáles son los momentos donde podemos dejar que nuestra mente se ausente momentáneamente.

En general, te puedo decir que en ese ciclo continuo de productividad, donde pasarás alrededor de 52 minutos enfocado totalmente en tu actividad, y 17 minutos de descanso, puede ser un excelente punto de partida. También, puedes considerar los niveles de importancia que la situación tenga para ti, y darle esa importancia a aquello que requiera tu atención por completo, aprovechando tu habilidad de distracción para aquellas actividades fáciles que puedes hacer en piloto automático, claro, sin exagerar porque podrías ser víctima de la procrastinación.


Gran parte de lo que has leído está basado en este artículo y este artículo.

Querido lector, gracias por haber llegado a este punto. Espero que tus distracciones y fantasías mentales no sean más que un indicador de tu enorme inteligencia. En caso de que tengas aportes u opiniones, déjalas en los comentarios. Y si conoces ese amigo que se distrae mucho porque es un super genio, entonces compartele este articulo para que pueda saber que eso es a causa de su inteligencia, te lo agradecerá. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.