Parte Intelectual

Sesgos Cognitivos: Qué son y cómo usarlos a tu favor

El cerebro humano realiza un trabajo increíble; más de 50.000 pensamientos por día y 100.000 reacciones químicas por segundo, toda una maravilla de la naturaleza. Sabiendo su inmenso poder, sería lógico asumir que nuestro cerebro es bastante racional y no comete errores, sin embargo, asumir eso sería bastante erróneo.

Como el cerebro tiene tanto trabajo por hacer, este genera patrones consistentes que le facilitan ese trabajo, aún cuando esos patrones no sean racionales ni tengan sentido. Estos patrones generan juicios, generalmente inexactos, que hacen que el cerebro confíe en…

Sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos hacen que la gente haga juicios pobres e irracionales, inclusive, los guían a actuar en formas que son inconsistentes con sus razones, valores y creencias. Por ejemplo, hay un sesgo cognitivo que hace creer a muchas personas que las chicas rubias son incompetentes para el trabajo, sin embargo, un estudio de la Universidad de Queensland encontró que las mujeres rubias recibían, en promedio, salarios 7% más altos que las mujeres pelirrojas y de cabello castaño.

A continuación te mostraré 4 sesgos cognitivos comunes, acompañados con una estrategia para solucionarlos y aprovecharlos. Obviamente, la mejor solución a cualquier sesgo es ser conscientes de cómo estos nos influencian, para así volver a la evidencia y a la lógica. Comencemos:

El efecto trampa

Esto pasa comúnmente cuando estás frente a dos opciones de las que debes elegir una, entonces alguien te presenta una tercera que hace que alguna de las opciones anteriores se vea más aceptable, siendo esta una técnica bastante usada por los vendedores. Por ejemplo, vas a comprar una lavadora y estás entre dos opciones, una que vale 300 USD y otra que vale 400 USD, por lo que te parece que la segunda está cara. Sin embargo, un vendedor astuto te muestra una que vale 500 USD -que él sabe que no vas a comprar-, y después de eso tú empiezas a ver esa de 400 USD como más razonable.

Estrategia: Define objetivos desde el principio y haz tu tarea, busca información y evidencia que te ayude a tomar una decisión lógica y bien argumentada. Y en el caso de la lavadora, define un presupuesto aceptable para esa compra, en todo caso, no olvides ser consciente de las cosas, pues si te ofrecen algo que de seguro no vas a comprar, ni siquiera deberías considerarlo como un punto de comparación.

Afección heurística

Esta tiene que ver con la tendencia humana que tenemos de tomar nuestras decisiones basados en emociones. Por ejemplo, un estudio de la Universidad Shukutoku hizo que los participantes juzgaran sobre qué enfermedad fue más letal, una que mató 1.286 personas de 10.000, o una que mató 24,14% de la población. Contra toda lógica, los participantes decían que la primera había sido más fatal, aún cuando la segunda cobró casi el doble de víctimas; la razón de esto fue la imagen mental de 1286 personas muriendo, ya que imaginarlo evocaba emociones intensas que hacían pensar a la gente que eso era más grave, puesto que el porcentaje no les generaba nada en la mente.

Estrategia: Si bien nos es imposible librarnos de las emociones porque antes de ver las cosas lógicamente, las experimentamos emocionalmente, debido a la forma en que interpretamos la información que llega a nuestro cerebro. Sin embargo, la consciencia juega un papel esencial, ya que si sentimos algún pico emocional, de seguro nuestra opinión o decisión estará bastante sesgada y se equivocará, por tal motivo, hay que parar un poco mientras la intensidad emocional baja, antes de continuar.

Efecto ideomotor

Este ocurre cuando algo que está pasando dentro de nuestros pensamientos puede hacernos sentir emociones reales. Esto puede ser bastante útil cuando te sientes mal y recuerdas todo aquello por lo que te sientes agradecido, lo cual hará que tus pensamientos generen emociones positivas en ti. Además, es la herramienta que utilizan los actores por excelencia, por ejemplo, si están en una escena donde deben llorar, es normal que recuerden momentos de sus vidas muy tristes, para que estos les provoquen llanto.

Estrategia: Este sesgo cognitivo es un arma de doble filo, pues puede servirte en ciertas ocasiones, pero en otras puede hacerte mucho daño. El truco es ser consciente tanto de lo que sientes, como de por qué lo sientes. Si detectas que tus emociones negativas son resultado de tus pensamientos, fácil, cambia de tipo de pensamientos a unos más potenciadores.

Efecto aureola

Este efecto ocurre cuando alguien genera una excelente impresión inicial, y esa impresión queda adherida a las percepciones que los demás tienen sobre él/ella. Este ocurre mucho a la hora de dar calificaciones, premios y castigos. Por ejemplo, si en una clase, la primer impresión que se lleva el profesor de un alumno es muy buena y le da una buena nota en consecuencia, entonces es muy probable que ese profesor siga calificando a ese alumno con notas buenas a futuro, aun si el desempeño del alumno no está garantizado.

Estrategia: Aprovecha este efecto generando las mejores impresiones al principio, para que otros estén más propensos a seguirte considerando de la misma forma en la que te percibieron en la primer impresión que diste, aún cuando no has sido tan bueno en las siguientes ocasiones. Por otro lado, si alguien generó una buena primer impresión a tus ojos, intenta ser lo más imparcial posible en las próximas ocasiones.

Efecto cuernos

Se podría decir que este efecto es todo lo opuesto al efecto aureola. Cuando alguien genera una mala primer impresión, es muy probable que los demás sigan catalogando a esta persona igual de mala que la primera vez, independientemente de que la persona trabaje arduamente para cambiar esa percepción. Por ejemplo, si tu mientes en tu primera impresión y la otra persona se da cuenta, es muy probable que esa persona te considere un mentiroso aunque seas bastante honesto en las siguientes ocasiones.

Estrategia: Al igual que en la estrategia anterior, aprovecha las primeras impresiones para no cometer errores y mostrar que eres una persona con principios y valores arraigados. Y en caso de que sea otra persona la que te generó una mala impresión, sé capaz de apreciar su trabajo duro y de ver sus puntos positivos, créeme que todos tienen algo bueno que aportar, aun así, sé cauteloso.


Parte de lo que has leído está basado en este artículo, el cual recomiendo que leas porque hay aún más sesgos cognitivos que son explicados allí. En todo caso, si quieres que te explique más sesgos cognitivos, házmelo saber y de seguro haré otro artículo para explicar aquellos faltantes.

Querido lector, gracias por haber llegado hasta acá. Espero que puedas ser consciente de tus sesgos cognitivos para aprovecharlos y evitar que te limiten. Si tienes aportes u opiniones, déjalos en los comentarios. Y en caso de que conozcas a un amigo cuyos sesgos lo están limitando, compartele este artículo, te lo agradecerán.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

1 comment

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.