Parte Intelectual

Procrastinar: Malo para la salud y el desempeño. ¿Y cómo evitarlo?

Si te ha pasado que tienes cosas importantes por hacer, como ese proyecto personal de emprendimiento, ese informe que te pidió tu jefe para mañana, o ese ensayo para la universidad; pero no las has hecho de forma eficiente, porque has mal utilizado tu tiempo dejando todo para el final, déjame decirte que has procrastinado.

Procrastinar es aplazar las cosas que sabes que deberías estar haciendo, poniéndote en una potencial situación de estrés a futuro, debido a estar presionado por el tiempo o por no haber hecho lo que debías haber realizado. Para solucionarlo, debes detectar que estás procrastinando, y ponerte a hacer lo que deberías hacer, y de eso va este artículo, de que detectes cuándo procrastinas y cómo salir de ahí. Pero antes…

¿Por qué procrastinar es malo?

Evitar procrastinar es esencial, no sólo porque te permite avanzar en aquellas cosas que son importantes para ti, sino también porque es malo para la salud. Sí, así como lo lees, la procrastinación es algo verdaderamente problemático, pues hay estudios que muestran que esta aumenta los niveles de estrés, lo cual guía a otros problemas de salud y a una disminución significativa en tu desempeño.

Psicólogos de la Universidad de Case Western Reserve condujeron un experimento con estudiantes, a los cuales les dieron un rango de tiempo -mas no una fecha específica- para que entregaran sus tareas. Los investigadores rastrearon las fechas en la que los estudiantes hicieron sus tareas, y compararon esto con sus niveles de estrés y salud en general. Aquellos estudiantes que esperaron hasta último momento para hacer sus deberes académicos, tenían mayores niveles de estrés y más problemas de salud que los demás. Por otra parte, estos estudiantes procrastinadores obtenían peores notas en general que los estudiantes que iniciaron sus tareas con más tiempo de antelación.

Fuentes de procrastinación

La procrastinación es alimentada por las excusas, y si queremos superarla, debemos ser capaces de superar los vicios mentales que generan esas excusas. Por eso, te compartiré las excusas más comunes que te hacen procrastinar, y te diré como superarlas.

<<No sé por dónde empezar>>

Habrán ocasiones donde aquello que queremos hacer nos paraliza debido a la dificultad que nos representa, quedamos tan asustados como un animal salvaje que llega a una carretera, y al igual que ese animal, lo mejor que podemos hacer es movernos en cualquier dirección, pero movernos.

Estrategia: Toma esa enorme y difícil actividad, y divídela en actividades más pequeñas. Pregúntate qué pequeña actividad puedes hacer en los próximos 60 minutos para que te acerque a lograr la gran actividad, y comprometete a trabajar durante ese tiempo hasta lograr terminarla. Una vez la acabes, repite la misma pregunta y haz esa nueva pequeña actividad que surja, verás que la gran actividad ya no parecerá tan difícil como lo era antes, y verás que habrás hecho avances en la misma. Por ejemplo, no sabes cómo iniciar con tu investigación, entonces coge un libro cualquiera sobre tu tema y empieza a leer, verás como con el paso del tiempo se te aclarará el camino a seguir.

<<Hay muchas distracciones a mi alrededor>>

Cuando tenemos cosas importantes que hacer y que sabemos que requerirán cierto esfuerzo de nuestra parte, nuestro cerebro tenderá a que queramos hacer actividades pequeñas e irrelevantes, ya sabes como escuchar esa canción de tu artista favorito, responder a un chat, comer un tentempié, etc. Hay dos problemas con estas actividades irrelevantes, el primero es que no te permite avanzar con tu actividad verdadera e importante, y segundo es que una vez las haces, tendrás más inclinación a seguir por ahí, porque si bien ibas a escuchar una sola canción, cuando te das cuenta ya has escuchado todo el álbum.

Estrategia: Para evitar entrar en un ciclo de actividades de procrastinación, haz dos cosas. La primera es que seas proactivo y te deshagas de las distracciones potenciales que te rodean, por ejemplo, puedes usar aplicaciones que bloquean otras aplicaciones durante un tiempo definido para que no interrumpan tu trabajo. Y la segunda es que si ya estás procrastinando, pregúntate qué pasaría si lo sigues haciendo, piensa en todas las consecuencias que te acarreará eso, y así, verás que todas esas actividades irrelevantes perderán su encanto.

<<La actividad es muy fácil>>

Cuando algo que tenemos que hacer nos parece muy fácil, tenemos la inclinación errónea de dejarlo para después. El problema de aplazar esta actividad sencilla es que solemos subestimar el tiempo que nos toma completarla, lo cual nos generará estrés, y quizá nos demos cuenta tarde de que la actividad no era tan fácil como parecía ser, haciendo que no la realicemos bien o completamente.

Estrategia: Sonaría un poco lógico y de sentido común decirte que, si la actividad es tan fácil, hazla de una vez. Sin embargo, una forma más efectiva de no procrastinar con una actividad simple es recordar los enlaces que esta tiene con las actividades más importantes y significativas, lo cual hará que esta tarea que luce tan mundana, tome un significado más importante y relevante de tu trabajo. Por ejemplo, llamar a ese amigo porque necesitas preguntarle algo que ayudará a tu proyecto luce tan fácil que quizá lo dejes para después, tan después que ni lo harás, por eso, recuerda porque es importante para ti hacer esa llamada, y cómo la misma contribuye a la consecución de algo importante para ti, para que de esta manera, cojas el teléfono de inmediato.

<<No me gusta hacer la actividad>>

Ya hemos visto que a veces las actividades que son muy fáciles o que son muy difíciles son las que nos hacen procrastinar, sin embargo habrán ocasiones donde el nivel de dificultad no tendrá nada que ver, simplemente la actividad será algo que no te apetece y por eso la aplazas, porque ¿a quién le dan ganas de hacer cosas que no son de su agrado?

Estrategia: Aceptemoslo, habrán cosas en la vida que nunca nos generarán interés alguno, pero que son importantes y necesarias para que podamos conseguir lo que queremos. Por eso, puedes valerte de poner como regla el no hacer nada más hasta que no acabes con esa actividad, es como cuando los padres les dicen a los niños que no les darán postre hasta que no se acaben sus vegetales. Por otro lado, si puedes convertir esa actividad tediosa en un juego, hazlo, por ejemplo, si tienes que llenar una base de datos, pero no te gusta hacerlo, puedes cronometrar el tiempo que eso te toma, y retarte a hacerlo cada vez más rápido dándote premios o castigos, verás que ahora sí se pondrá divertido para ti.

<<No creo que sea capaz de hacer esa actividad>>

Habrán actividades que sentirás que van más allá de la definición de desafíos, sentirás que son cosas muy por encima de tu habilidad, y el hecho de imaginarte fracasando por ello, te paraliza y te tienta a no querer involucrarte, porque si evitas una actividad así, evitas el fracaso, ¿verdad? Lastimosamente para ti, no lo hace. La procrastinación y la renuncia sin intentarlo son el fracaso real, pues te estás prohibiendo la posibilidad de poner a prueba tus talentos y tus habilidades, o sea, fracasas en lo mas importante: creer en ti mismo.

Estrategia: No hay mucho que decir, más allá de que empieces a creer en ti mismo. Cambia tu mentalidad a una que te llene de mayor confianza, en la cual puedas centrarte más en todas las cosas positivas y posibles que te pueden pasar si logras realizar esa actividad. Cuando crees que tú puedes hacerlo y te visualizas haciéndolo, amigo mío, te estás preparando para el éxito, pues preocuparte de que todo va salir mal, lo único que hace es dejarte maniatado.

Nota 1: Ahora que ya sabes cómo luchar contra la procrastinación, si quieres lograr más de ti gracias a tu versión más productiva, entonces este artículo es para ti: Estado de flujo: 5 veces más productivo de lo normal.

Nota 2: Cuando quieres lograr algo, tienes que entender que el por qué es el 80% del camino, y el cómo es sólo el 20% restante. Así que, si quieres saber cómo hallar tu por qué, este artículo es para ti: ¿Cómo encontrar tu por qué más poderoso y significativo con facilidad?.


Gran parte de lo que has leído esta basado en este artículo.

Querido lector, gracias por haber llegado hasta acá. Espero que la próxima vez que te encuentres en un estado de procrastincación, puedas superarlo y realizar todas esas actividades importantes y significativas para ti. En caso de que tengas aportes u opiniones, déjalas en los comentarios. Y si conoces a personas que procrastinan mucho y quieres ayudarles, entonces comparteles este artículo, te lo agradecerán. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.