Parte Espiritual

Las dos formas de vivir la vida para aprender más

Si eres de los que se resignó a pensar que la sabiduría y la experiencia vienen únicamente con la edad, o sea, que cada año que cumples te haces más sabio, y no hay nada que puedas hacer al respecto para adelantar ese proceso de aprendizaje, entonces te encantará saber que no es así. No tienes que esperar a  que tu cabello esté lleno de canas para saber más ni para tener más experiencia, pues con esa tez juvenil que posees, ya puedes ser un contenedor de grandes enseñanzas.

¿Sigues incrédulo ante lo que estás leyendo? Tranquilo, lo sé, la sociedad nos ha hecho pensar que solo los viejos son los sabios y los jóvenes son los impulsivos sin experiencia. Sin embargo, te puedo decir que he visto casos que van contrarios a este adagio popular, viejos que son inmaduros e ignorantes, y jóvenes que te pueden dar grandes lecciones de vida.

Por eso, en este artículo te quiero compartir las dos formas en las que puedes vivir tu vida a la vez, para ganar los mayores conocimientos y enseñanzas. La primera es…

Vivir la vida a través de tus ojos

Esta es la forma de vivir la vida que va alineada con el adagio popular anterior, lo que significa que este no es incorrecto del todo y tiene bastantes cosas que son ciertas.

Vivir la vida a través de tus ojos, es aprender de cada cosa que haces o no haces, que dices o no dices, que sientes o no sientes, o sea, aprender de todo aquello que tú experimentes, y de aquello en lo que tengas influencia y decisión. Puede ser un proceso de prueba y error, o puede ser uno diferente, sin embargo, tú eres el evaluador y el analista, y también eres quién sabrá cómo interpretar toda la experiencia recaudada.

Entonces, si quieres saber el <<y qué pasaría si…>> de cualquier situación, tú tendrás que revisar en tu memoria para ver si tienes experiencias iguales o similares a las que te preguntas. En caso de no tener memorias de ello, tú tendrás que experimentar esa situación a pesar de toda la incertidumbre que eso implica. Y una vez las hayas experimentado, tendrás tu propia perspectiva.

Como puedes ver, vivir sólo a través de tus ojos, es un proceso bastante solitario y largo, y a ese paso nunca podrás llegar a saber mucho, pero es una forma  de vivir necesaria, pues es la que le da el toque personal a tus enseñanzas, por consiguiente, podrás enseñarlas de una forma más auténtica. Aun así, si quieres aprender aún más de lo que podrías por ti solo, tienes que hacer uso de la segunda forma de vivir la vida que es…

Vivir a través de los ojos de los demás

Si yo veo que una persona se lástima seriamente tras saltar hacia un precipicio, no hay necesidad de que yo salte para aprender esa lección, pues el simple hecho de haber visto lo que hizo esa persona, y las consecuencias que eso le acarreó, me dan pistas de lo que me podría pasar a mí si hago lo mismo.

Socializar y aprender de otros es la forma en la que puedo recaudar más aprendizajes y conocimientos, sin tener que hacer todo por mi cuenta. Es como si me multiplicara gracias a lo que otros hacen o han hecho, y lo único que tengo que hacer es estar abierto a aprender todo lo posible de los demás.

¿Cómo vivir a través de los ojos de los demás? Hay gran variedad de formas de hacerlo, puedes leer un libro y aprender de la historia del autor o los personajes, puedes ver vídeos y películas de las que puedes aprender, puedes hablar con alguien y pedirle que te cuente una experiencia, puedes sentarte en un sitio y asumir el rol de observador que analiza cada cosa que sucede, etc. Como ves, formas hay muchas, y en tu día a día estarás expuesto a encontrarte con este tipo de situaciones, lo único que deberás hacer es sacarles el máximo provecho.

Y si quieres ir más allá, entonces busca a aquellos que ya hayan vivido las cosas que tú quieres vivir y lograr. Aprende de su experiencia para que te ahorres un montón de errores en ese camino, y puedas llegar a tu destino con mayor velocidad.

¿Qué hacer ahora?

Después de leer todo lo anterior, no habría mucho más por agregar que decirte que vivas por tus ojos y por los de los demás. Vive tus experiencias y enseña a otros para que ellos también puedan aprender gracias a lo que has hecho. Además, permanece abierto a recibir aprendizajes de los demás, verás como este intercambio de enseñanzas mutuo, te enriquecerá a ti y a aquellos que están a tu alrededor.

Ahora te pregunto: ¿Qué vas a aprender y a enseñar hoy?


Querido lector, gracias por haber llegado hasta este punto. Espero que puedas aprender y enseñar tanto de lo que haces, como de lo que hacen los demás. Si tienes aportes u opiniones, déjalas abajo en los comentarios. En caso de que consideres que otros pueden aprender bastante de esto que has leído, entonces comparte este artículo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.