Parte Espiritual

Un maestro nunca revela todos sus secretos

Soy una persona muy abierta a compartir mi conocimiento con los demás, prueba de ello es este artículo que estás leyendo en este momento y, a las decenas de otros artículos que he escrito que puedes encontrar indagando en esta página, y de los cuales te puedes beneficiar de forma gratuita. Además, también fomento y animo a otras personas a hacer lo mismo con sus conocimientos para que todos podamos mejorar en conjunto.

Sin embargo, a la vez, estoy de acuerdo con que nos reservemos una pequeña parte de lo sabemos, y que no la compartamos con los demás jamás, o que lo hagamos solo bajo ciertas circunstancias especiales. Por eso, te relataré una fábula china para que lo puedas entender mejor.

El gato y el tigre

El gato era un maestro muy respetado por otros animales, debido a su conocimiento y a sus diferentes habilidades.

Un día, un tigre que había oído de las proezas del gato, fue ante este para pedirle que lo tomara como alumno, y le dijo que él se comprometía a aprender y hacer lo que fuese necesario.

El gato vio al tigre, percibió en él mucho potencial, aunque había algo del todo que no le cuadraba. Aun así, el gato tomo al tigre como su alumno, e iniciaron las enseñanzas.

Tal como el tigre lo había dicho, este resulto ser un discípulo muy consagrado a su entrenamiento y a su aprendizaje, pues entrenaba y estudiaba incansablemente cada día.

El tiempo pasó, y llego un punto donde el tigre había superado a su maestro en todo lo que este le había enseñado. Ahora, el tigre era más fuerte, más veloz, y más ágil.

Sin embargo, el excesivo poder que había logrado el tigre, lo cegó y lo llenó de maldad en su corazón. Esa maldad hizo que el tigre quisiera arremeter contra su maestro para desafiarlo a un combate a muerte, y así, demostrarle a él y a sí mismo, quién era el mejor.

El tigre llegó donde se encontraba su maestro, y el duelo dio inicio. El gato no tardó mucho tiempo en darse cuenta que el tigre era superior a él y, que de seguir en combate, su destino sería la muerte.

Así que, el gato no tuvo más remedio que escapar, entonces, emprendió su huida hacia el bosque. Como el tigre era más veloz que él, no le tomaría mucho tiempo alcanzar a su maestro.

Y en el último instante, cuando el tigre estaba apunto de atrapar a su maestro, el gato utilizó el único truco que no le había enseñado a su alumno: trepar.

El gato trepó al árbol más grande del bosque. Aunque el tigre saltaba y llegaba bastante alto, este no lograba alcanzar a su maestro. De esta forma fue que el gato pudo salvar su vida.

Moraleja: Un maestro nunca revela todos sus secretos.

Sé como el gato

El gato en la historia anterior, era un ser que dominaba bastantes habilidades y tenía bastantes conocimientos, algo bastante parecido a lo que aspiramos ser todos aquellos queramos que ser <<seres insoslayables>>. Además, no era alguien envidioso de su saber, por el contrario, lo compartía, al punto que tomo bajo su ala (pata en este caso) al tigre y le enseñó casi todo lo que sabía.

Yo quiero que seamos como ese gato, o sea, que seamos personas que nos pulimos día a día en nuestras pasiones y en nuestras ocupaciones, para ofrecer el mayor valor posible al mundo. Que seamos personas abiertas a compartir el conocimiento con otros, a ayudar a quienes nos rodean a crecer, y ser tanto maestros como alumnos para los demás. Sin embargo, también quiero que seamos personas que tengamos siempre un as bajo la manga, que poseamos esa habilidad o ese conocimiento oculto que nos puede sacar de aprietos en el último instante.

Verás que, conforme vas progresando y evolucionando, a tu vida empezarán a llegar muchas personas, pero habrán algunas de ellas que no vendrán con las mejores intenciones y quizá puedan traicionarte. Tu conocimiento o habilidad secreta te servirá para cuando te encuentres en situaciones así.

Con esto no te digo que andes prevenido con todas las personas que lleguen a tu vida, al contrario, sé positivo y espera lo mejor, porque como sé que tú darás lo mejor de ti, lo más probable es que los demás te respondan en consecuencia de la misma manera. Si bien, habrá una minoría muy pequeña que quizá querrá aprovecharse de ti y hacerte daño, ellos son una simple minoría, no es algo en lo cual debas centrar tu atención, sólo debes estar preparado con tu conocimiento o habilidad secreta por si eso te llegase a suceder.


Querido lector. Gracias por haber llegado hasta este punto. Espero que seas un gran maestro en lo que sea que hagas, y ayudes a muchos otros a avanzar. Si tienes opiniones o aportes, te invito a dejarlos en los comentarios. Si conoces a alguien que se asemeje al gato y quieres ayudarle para que ningún tigre lo asesine, entonces, compartele este artículo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.