Parte Intelectual

Estado de flujo: 5 veces más productivo de lo normal

Todos tenemos proyectos y actividades importantes por desarrollar y completar, ya sea un trabajo para aquella materia importante en la universidad, ese reporte que tu jefe te pidió tener listo a la mañana siguiente, o esa empresa o proyecto que has pensado emprender. Sin embargo, hacer cualquiera de las anteriores eficaz y eficientemente es abrumador, pues parecen cosas que sólo haría alguien muy productivo y, quizá sientes que tú no tienes la suficiente productividad como para hacerlas sin estar sufriendo instantes antes de la fecha límite establecida. E inclusive, sientes que sólo procrastinas, mas nunca las completas.

Si consideras que no eres productivo, y siempre has querido serlo, te tengo excelentes noticias, tú puedes ser productivo aplicando los principios que operan en el cerebro de cualquier ser humano. Te aseguro que tras aplicarlos, verás que tú también puedes convertirte en tu versión más productiva, y todo gracias a…

El estado de flujo

Para empezar, tienes que entender que el cerebro de una persona promedio, registra al rededor de 70.000 pensamientos en un día. Tantos pensamientos pueden devenir en un desorden, y a menos que aprendas a organizarlos, ese desorden será la causa del caos en tu productividad, por ejemplo, procrastinando. Además, de acuerdo al National Institute on Aging, una mente desorganizada nos lleva al estrés, a la negatividad crónica, y a la impulsividad. Sumado a esto, ese estado de desorden daña la productividad y contribuye a generar el espacio para muchos problemas de salud, como ganar peso, enfermedades del corazón, problemas para dormir, y migrañas.

Por otra parte, una mente organizada es aquella que está dentro de un estado de flujo. Este es un estado maravilloso donde te encuentras totalmente inmerso realizando una actividad, permitiéndote disfrutar de la misma y desempeñarte al tope de tu potencial. Agregado a esto, hay un estudio que confirma que las personas que trabajan dentro del estado de flujo son cinco veces más productivas de lo que serían de cualquier otra forma.

¿Cómo entrar en estado de flujo?

Para entrar en este estado, sigue estos cuatro pasos:

(1) Desafíos saludables

Cuando las actividades que estamos realizando son demasiado fáciles, o cuyo grado de dificultad se sale de nuestra capacidad, eso nos predispone a perder nuestro enfoque y permitir la entrada de pensamientos que desordenarán nuestra mente. Para evitarlo, tus actividades deben ser un desafío saludable, el cual es algo que nos estimula a hacerlo, sin ser tan difícil como para provocarnos ansiedad, ni muy fácil como para provocarnos aburrimiento. Encontrar ese punto medio, es la esencia del estado de flujo, para entenderlo mejor, mira el siguiente gráfico:

(2) Enfoque

Empezar una actividad y enfocarse en ella, son dos cosas difíciles a priori, pero con este punto mataremos esos dos pájaros de un solo tiro. Hay estudios que dicen que a tu mente le toma entre 5 y 20 minutos para enfocarse y estar completamente inmersa en una actividad. Por consiguiente, siempre que tengas una actividad tediosa que sabes que debes hacer, cronometra 20 minutos en los cuales te entregarás completamente a ella, sin distracciones ni quejas de ningún tipo y, si tras completarse esos 20 minutos no sientes ganas de continuar, tienes mi permiso para detenerte y no hacerla más. Las probabilidades de que te quieras detener serán mínimas, y de seguro querrás continuar hasta terminarla, pero si por alguna razón llegases a detenerte, por lo menos tienes algo hecho en vez de nada. Sea como sea, sales ganando.

(3) Descanso

Ni nuestros cuerpos, ni nuestros cerebros están diseñados para trabajar en periodos prolongados de tiempo, y por consiguiente, debemos tomar varios descansos entre nuestras actividades. Hay investigación que muestra que los ciclos de trabajo más productivos se encuentran entre los 52 minutos de trabajo ininterrumpido, seguidos de un descanso de 17 minutos. Si bien cumplir estos ciclos al pie de la letra sería lo ideal, planificarse de acuerdo a ellos requeriría mucha rigidez a la hora de hacer la agenda, por lo tanto, si te pasas unos pocos minutos más de 52 en tus ciclos de trabajo, no pasa nada. Y si te tomas 20 minutos de descanso en vez de 17, también está bien, desde que entiendas que debe ser un descanso real, así que, no lo utilices para chatear, mirar correos u otras actividades estresantes, lo recomendable es utilizarlo para comer algo ligero, escuchar música relajante, o -la mejor opción- salir a caminar, de preferencia en lugares donde haya naturaleza, como un parque o un bosque.

(4) Repite el ciclo

Este quizá sea el punto de sentido común, sin embargo, es importante mencionarlo, porque seguramente experimentarás que se te vuelve cuesta arriba retomar una actividad tras un descanso de la misma. Créeme, no importa cuan enfocado estuviste haciendo una actividad, porque cuando descansas, desconectas, y al desconectar, pierdes tu enfoque. Las buenas noticias es que ya conoces los pasos para, tanto empezar con una actividad que requiere todo de ti, como para retomarla, así que, sólo debes repetir el proceso.

Para resumir

  • Para iniciar o retomar cualquier actividad que quieras o debas hacer, comprométete a hacerla durante 20 minutos para entrar en estado de flujo.
  • Cuando entres en estado de flujo, estarás al tope de tu productividad, así que, aprovéchalo por al rededor de 32 minutos más. Recuerda que un ciclo productivo ininterrumpido de trabajo dura 52 minutos (20 para entrar en estado, y 32 de continuidad).
  • Al acabar el ciclo de trabajo anterior descansa por al rededor de 17 minutos, pero recuerda, es a descansar, no a ponerle más trabajo a tu cerebro, porque él ya ha hecho bastante.
  • Y por último, repite el ciclo desde tu entrada en estado de flujo, hasta tu descanso, y así, hasta que finalices lo que sea que debas hacer.

Nota: Gran parte de la información que has leído está basada en este artículo.

Querido lector, gracias por haber llegado hasta acá. Espero que puedas ser muy productivo haciendo las actividades que quieres y debes hacer. Si tienes aportes u opiniones, déjalas en comentarios. Si consideras que lo que has leído puede ayudar a tu amigo que tanto procrastina, compartele este artículo, te lo agradecerá. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

2 comments

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.