Parte Física

¿Cuál es la mejor dieta para ti?

Si estás en ese punto dónde quieres armar tu programa de alimentación para potenciar tu nutrición, de seguro has visto y/o ponderado numerosas opciones a las cuales acogerte. Ya sabes, quizá has oído o visto algo sobre la dieta paleolítica, la dieta mediterránea, la zero-carb, la vegana, entre otras más.

Ante tantas opciones, no tienes idea de cuál será la más efectiva para ti, ni de cómo empezar. Por eso quiero darte dos consejos prácticos para que puedas armar más sabiamente una dieta que esté lo mejor adaptada posible a ti.

Mira tu ascendencia

Cuando naces, eres una <<copia genética mal hecha>> de tus padres, en otras palabras, tu genética es casi igual a la de ellos, pero con ciertas cosas que difieren. A su vez, tus padres son esa copia genética mal hecha de tus abuelos, tus abuelos son la de tus bisabuelos, y así sucesivamente. En definitiva, eres -genéticamente hablando- la misma persona que tus antepasados, pero con ciertos cambios, y entre más lejos en el tiempo esté tu antepasado de ti, mayores serán las diferencias que tendrás, pero seguirá habiendo algo de su genética en ti.

Por esa razón, mira en tu familia (generalmente será alguno de tus abuelos) y busca a esa persona o personas que tienen un estado de salud envidiable para su edad, que poseen una buena lucidez mental, y son activos y enérgicos (aunque no hagan ni hayan hecho entrenamiento físico en sus vidas). Una vez lo(s) identifiques, fíjate en el tipo de alimentación que lleva(n), los alimentos que ingiere(n), y los hábitos que tenga(n) respecto a su nutrición.

Cuando tengas todos esos datos de ese familiar que has identificado, has encontrado la base sobre la cuál vas a armar tu dieta. Por ejemplo, si esa persona es o viene del campo, y casi siempre consume tubérculos y gallina, pues entonces, los tubérculos y la gallina serán la base de tu alimentación. Eso no significa que comerás únicamente lo que tu familiar coma, porque dependiendo de tus objetivos y necesidades harás las modificaciones correspondientes, pero siempre partiendo de esa base, porque si a él/ella le funciona, y tú tienes su <<esencia>> genética, muy seguramente a ti también te funcionará.

Lee un poco antes de hacer dieta

Quizá no quieras hallar la base de tu dieta de la forma como lo leíste en los párrafos anteriores, y prefieras elegir alguna de las tantas dietas que existen, para seguirla y hacerla de forma estricta.

Aunque no comparto esa opinión del todo, la entiendo, porque yo mismo he seguido estrictamente una dieta, como lo es la dieta paleolítica. Pero, antes de tomar la decisión de seguirla, yo me informé sobre la misma, leyendo libros, participando en foros y comunidades, y teniendo conversaciones con personas que la practicaban y/o la habían practicado. O sea, me llené de argumentos válidos -para mí-, antes de seguir cualquier plan nutricional que exista sobre esa dieta.

Sin embargo, la mayoría de las personas no lo hacen así, pues se embarcan en uno de los tantos planes nuticionales que ofrecen esas dietas, sin siquiera entender los principios que están detrás de ellas y que las rigen. Además, desconocen los argumentos y el orden lógico de esas dietas, y las hacen a la ciega, lo que puede terminar en no conseguir resultados, o -en el peor de los casos- en enfermedades o en afectaciones físicas.

En conclusión, si vas a probar una dieta, haz lo posible para que sea una decisión consciente, precedida de un análisis que te de la argumentación suficiente para poder decir <<sí>>. Entiende los mecanismos y principios rectores de esa dieta, para que actúes en concordancia con ellos y, para que entiendas el cómo y el para qué del plan nutricional que quieres adaptar a tu vida.

Situación ideal

El mejor plan nutricional por el que podrías optar, sería aquel que se base en una alimentación acorde a tu genética y ascendencia, sumado a unos principios de una dieta que hayas elegido para ti, siendo la que mejor encaja en tus objetivos.

Esa situación ideal es difícil de lograr, porque a veces los principios rectores de una dieta pueden ser contrarios a la base alimentaria de tus antepasados. Por tal motivo, debemos ser eclécticos, y tomar las mejores prácticas de una o más dietas, de tal forma que sean compatibles con tu base alimentaria genética. Por ejemplo, la dieta paleolítica no permite el consumo de lácteos, pero si tu familiar identificado consume leche y queso como loco, pues su cuerpo sigue produciendo lactasa (enzima para digerir la lactosa), de seguro que puedes incluir ciertos alimentos que contengan lácteos, y seguir el resto de la dieta paleolítica, sólo <<transgrediendo>> ese punto.

Actualmente, no sigo ninguna dieta de forma estricta, pero si he tomado ciertos principios de algunas de estas para configurar mi alimentación, siempre teniendo en cuenta a mis antepasados. Porque recuerda, los humanos somos seres vivos en constante evolución, y nuestros antepasados han pasado por ciertas situaciones a lo largo de la historia que los han llevado a tener ciertas mutaciones para responder a esas situaciones, y tú has heredado esas mutaciones, por lo cual, habrán alimentos que serán más beneficiosos para ti, y habrán otros que serán más bien perniciosos.

Es un infortunio que, las dietas en general, no tengan en cuenta este aspecto evolutivo, y tiendan a tratar a todos los humanos como iguales, cuando deberían hilar un poco más a profundidad para poder brindar una nutrición que se adapte mejor a cada persona.

Ahora te pregunto: ¿Cómo vas a estructurar tu dieta?


Nota: si estás pensando en incluir o descartar el huevo de tu dieta, antes de que tomes esa decisión, lee este artículo: Huevo: La proteína y el calcio que estás desaprovechando

Querido lector, gracias por haber llegado hasta este punto. Espero que puedas crear un plan nutricional que sea el más óptimo, acorde a tu situación particular y a tus objetivos. Si tienes comentarios o aportes al respecto, déjalos en los comentarios. Y si conoces a alguien que está hecho un lío decidiendo sobre su nutrición, entonces compartele este artículo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *