Parte Social

La clave para hacer amigos y enemigos

“Si quieres tener enemigos, supera a tus amigos; si quieres tener amigos, deja que tus amigos te superen”

François de la Rochefoucauld

Esta frase es la clave de las relaciones humanas, y aunque fue pronunciada por primera vez en el siglo XVII, llegó a mi vida mucho tiempo después. Me parece tan poderosa la frase, que si la hubiese conocido sólo unos cuantos años atrás, mi vida social hubiese tenido otro aspecto, uno más positivo, donde las relaciones con las personas hubiesen sido más fuertes, y mis círculos sociales, más amplios.

Amistad: adicción al ego

Los seres humanos en general, somos adictos a sentirnos geniales, y por consiguiente, rehuimos a cualquier sensación de inferioridad. Por lo cual, la forma más fácil de atraer a las personas es verlos por medio de un prisma potenciador, donde sólo se vean sus características más increíbles, y que ellos se enteren de eso que ves. Si vas un nivel más allá, no sólo lo verás, sino que serás un catalizador para que ellos puedan sacar lo mejor de sí, y en caso de que llegues a ese punto, no sólo serán tus amigos, sino que te seguirán donde sea, porque te ven como su líder.

En todo caso, si ellos sienten que las cosas qué hacen -y qué no hacen-, qué dicen -y qué no dicen-, y quiénes son -y quiénes no son-, son geniales para ti o para el grupo, las posibilidades de que ellos quieran seguir quedando contigo o con el grupo, serán bastante altas.

Por ejemplo, tuve un amigo con quién todos querían hacer planes y hablar en cualquier momento, aún cuando el mostraba renuencia a salir de su casa. E incluso, él ni siquiera tenía que moverse de su sitio, porque los demás iban hasta donde él estaba, sólo para pasar tiempo con él. ¿Era porque tenía más dinero, o por qué era más guapo? No, bueno él no era pobre pero tampoco un playboy, sin embargo, tenía una habilidad especial a nivel de relaciones humanas: era un experto en hacer sentir a los demás geniales.

¿Cómo lo hacia? Cada vez que alguien hacia o decía algo, él mostraba un interés genuino por ello, y se emocionaba de forma que pareciera que aquello que veía, escuchaba y experimentaba era tan increíble que esa persona se sentía que lo que hacia y decía siempre era fantástico, y en consecuencia, la persona también creía que era fantástica también. ¿Era él fácil de impresionar o falso? Para nada, simplemente es una prueba excepcional del <<fíngelo hasta que te conviertas en ello (fake it till you become it)>>, él había hecho tantas veces en su vida esa simple acción de emocionarse por los demás, que ahora hacia parte de él como un ademán más, aunque para los demás se sentía como un enorme masaje de ego.

En conclusión, la mayoría de personas son amigos de otros por el simple hecho de que se sienten más geniales en compañía de esa persona con la que tienen amistad. Obviamente, es muy probable que esa no sea la única razón, y que también estén ahí por motivos distintos. Pero el mensaje es claro, si quieres amigos, tienes que saber cómo apelar a su ego, siendo un catador refinado capaz de ver esos detalles singulares y maravillosos que tiene cada persona, y generando el entorno perfecto para que ellos sientan que pueden actuar bajo su mejor versión.

Enemistad: Aversión a la inferioridad

Ya comprendiste una de las cosas que buscan las personas en las relaciones. Ahora te diré qué no buscan: sentir que la persona que está en frente de ellos es mejor que ellos y que no es capaz de ver las cosas qué ellos tienen, pues a lo máximo que pueden aspirar es a ser sus admiradores.

Esto no significa que para hacer amigos no podamos sobresalir en aquellas cosas que nos interesan o en las que somos buenos, o sólo sobresalir en general, sino que los demás también quieren sentir que sobresalen y que otros lo perciben así -aunque no sobresalgan de verdad-.

Por ejemplo, años antes de conocer la frase de François, siempre mostraba mis logros hablando con orgullo de ellos, y -me creas o no- te puedo decir que mi intención nunca fue hacer sentir a nadie inferior, sólo compartirlo con los demás. Sin embargo, mi error radicaba en que yo parecía alguien bastante difícil de impresionar, pues cada cosa que alguien me decía o hacia no la veía como algo increíble, y en consecuencia, la persona no se sentía increíble. Esta mala combinación, hacia que la gente me viera como ese egocéntrico que sólo quería alardear sus logros, pero que nunca se alegraba o se interesaban por los demás, y dime ¿quién querría ser amigo de alguien así?.

¿Qué hacer ahora?

Por experiencia personal, te puedo decir que conforme fui reduciendo la cantidad de veces que hablaba de mis méritos, y aumentaba la cantidad de veces que escuchaba y me alegraba de forma auténtica por los de los demás, mi vida social fue mejorando. Con lo que has leído acá, tienes a tu disposición una gran herramienta social, la cual puedes utilizar para manipular y herir, o para mejorar tu vida y la de otros. Por tal motivo, y por la filosofía que manejamos en Ser Insoslayable, te daré acciones concretas para mejorar vidas:

  • Empieza a perfeccionar tus habilidades para detectar y fomentar aquellas cosas sorprendentes que tiene cada persona. Cuando lo hagas, sólo debes expresarlas y hacerle saber al otro todo aquello qué ves y qué lo hace maravilloso.
  • Alégrate y emocionate genuinamente por todas aquellas cosas que los demás hagan -o no hagan-, digan -o no digan-, y sean -o no sean- geniales, y que sean importantes para ellos. Por ejemplo, si alguien sabe mucho sobre un tema, hazle saber que lo admiras por eso, por el proceso que tuvo que recorrer, y por el tiempo y esfuerzo que ha invertido en ello, o si alguien no come algún dulce, dile que lo admiras por su disciplina, etc.
  • Si te cuesta alegrarte y emocionarte por los demás, entonces, actúa y encarna el papel de un experto en alegrarse y emocionarse por los demás. Sé consciente y hazlo siempre que puedas, verás que será solo cuestión de tiempo para que puedas llegar a hacerlo de forma automática y verdadera, o sea, que te hayas convertido en ese experto.
  • Muestra tus logros con la intención de compartir y no de presumir. Además, aplica lo anterior a la hora de escuchar los logros de los demás. Es más, lo que suelo hacer es dejar que mis logros se muestren así mismos sin necesidad de contarlos. Por ejemplo, sé hablar otros idiomas pero no me la paso diciéndolo abiertamente, sin embargo, si le permito a alguien usar mi móvil, de seguro lo descubrirá puesto que tiene ciertas configuraciones en otros idiomas.
  • Si aún cuando has demostrado intención e interés genuinos en los demás, pero ellos no son capaces de alegrarse por ti cuando se debe, déjame decirte que estás ante una compañía tóxica, la cual es mejor erradicarla de tu vida en la actualidad.
  • Preocúpate solo por lo que depende de ti. O sea, preocúpate por seguir los consejos anteriores, la reacción de las personas ante tus acciones, es algo que se sale de tu control, por ese motivo, si alguien no responde bien a lo que haces, que no te afecte, antes felicitate porque hiciste lo que te toca.

Ahora te pregunto ¿Harás amigos o enemigos?


Nota: Si quieres aplicar estos principios a las redes sociales, te doy unas herramientas en este artículo: El peor error haciendo networking en redes sociales, y cómo evitarlo.

Querido lector, gracias por haber llegado hasta este punto. Espero que tu vida social tenga una mejora sin precedentes tras usar estos conocimientos que has leído. Si tienes algún aporte u opinión, no dudes en dejarlos en comentarios, me interesa mucho conocerlas. Y en caso que consideres este artículo útil, compartelo, verás que ese gesto desinteresado te generará aún más amigos. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

3 comments

  1. ¿Cómo dar consejos como un pro? – Ser Insoslayable 2 mayo, 2018 at 07:56 Responder

    […] Cuando hago la pregunta anterior, es para cerciorarme de que la persona tiene o carece de las respuestas a su situación. En caso de que no las tenga, le ayudo comentándole lo que yo haría o considero que sería la mejor alternativa para ella. En caso de que sí, simplemente le digo que su solución es la que debería aplicar, porque es la mejor, y le  digo que me mantenga al tanto de su situación tras aplicar la solución, ese seguimiento y ese interés hacen que reforcemos nuestra relación. […]

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.