Parte Social

La relación de la temperatura física con la temperatura social

Puede que no seas consciente de la poderosa relación que existe entre las experiencias de calor (o frío) físicas, con las experiencias de calor (o frío) sociales. En cuanto a las físicas, son todas las referentes a temperaturas, como el agua de la ducha, la comida, entre otras. Y en cuanto a las sociales, básicamente se refieren a sensaciones de generosidad, inclusión y cercanía -entre otras relacionadas- para las de calor, y de sensaciones de lejanía, exclusión y soledad -entre otras relacionadas- para las de frío.

La relación de ambas se encuentra en que la sensación de frío o calor en una, puede inducir la misma, o compensar la contraria, en su contraparte. Por ejemplo, si te sientes triste por terminar con tu pareja (frío social), eso puede inducirte a comer helado (frío físico).

Por eso, quiero compartirte formas en las que puedes aprovechar esta relación de temperatura social y física, para que tu vida sea mejor, y puedas hacer que las de otros también lo sean.

Relación por inducir

En un estudio, se les dio a los participantes una almohadilla terapéutica para que la sostuvieran en su mano izquierda durante un minuto, la cual había sido calentada en un microondas por 41 segundos, o enfriada en una nevera durante una hora. Tras pasar el minuto sosteniéndola, ellos respondieron a un cuestionario de experiencia de uso sobre la almohadilla. Y al final, se les pidió que hicieran la escala de soledad de la UCLA. Cabe aclarar que hubo un grupo de control, al cual no se le dio almohadilla, pero si se les midió su nivel de soledad.

Los resultados del estudio fueron que la relación de las sensaciones de frío físicas y sociales, son aparentemente bidireccionales, pues se vio que una pequeña exposición a una baja temperatura, incrementaba la sensación de soledad (frío social), y de acuerdo a otro estudio, recordar una experiencia de rechazo (frío social) hace que sintamos que la temperatura percibida del sitio en el que estamos, sea más baja. El estudio también nos da a notar que las experiencias de frío tienen más poder en inducir su contraparte, que las de calor, pues el nivel de soledad registrado por aquellos que tenían la almohadilla caliente, era un tanto similar al registrado por el grupo de control.

Puede que parezca que las experiencias de calor no sean importantes en comparación con las frías, sin embargo, pueden ser igual de útiles. En un estudio, se le pidió a los participantes que evaluaran una persona en cuanto a como percibían su personalidad, mientras sostenían una taza de café caliente o una taza de café helado. Aquellos que sostenían la taza caliente evaluaron a la persona como alguien con una personalidad cálida (generoso, cariñoso, etc.).

Relación por compensar

En un estudio, se les pidió a los participantes que respondieran dos encuestas en orden aleatorio, sobre preguntas que envolvían los hábitos y el estilo de vida, tales como sus comidas, su actividad física, entre otras. Entre las preguntas, habían 3 que eran claves, referentes a sus hábitos bañándose, sobre la frecuencia del baño, la duración y la temperatura del agua. Al terminar las dos encuestas, los participantes hicieron la escala de soledad de la UCLA.

Los resultados del estudio mostraron que niveles crónicos de soledad (frío social), estaban relacionados fuertemente con el monto de calor físico que el individuo consumía cada semana en forma de baño. En otras palabras, su frío social lo intentaban compensar con una experiencia de calor físico. Por lo cual no sería raro que recibir un abrazo (calor social) en un momento donde sintamos frío físico, pueda compensarlo.

¿Cómo utilizar estas relaciones para bien?

Aquí te daré algunas ideas de como puedes usar el calor físico o social, para inducir calor o compensar el frío en la contraparte:

  • En tu primera cita, invita a la chica a consumir algo caliente como café o té, y evita darle helado. Además llévala a un sitio donde el ambiente sea cálido, como un cuarto con luz natural cuyos muros sean de colores claros, o frente a una chimenea. Si los dos están en la calle y la temperatura es baja, dale tu chaqueta, o diríjanse a un sitio donde puedan resguardarse del frío, no querrás que ella se enfríe.
  •  Utiliza el calor físico para generar sentimientos altruistas en los demás. En un estudio, los participantes sostenían en sus manos una almohadilla terapéutica fría o caliente, y en aquellos que sostenían la caliente, aumentaban las probabilidades que eligieran dar regalos a otros, que a sí mismos. Así que, si buscas donaciones o ayuda de otros, generales calor físico.
  • ¿Estás en una negociación, o intentando persuadir a alguien? En la próxima reunión que tengas con esa persona, elije un cuarto cuya temperatura sea cálida. En un experimento, se llevó a los participantes a que se sentaran con el investigador en un cuarto frío o cálido. Se encontró que los participantes que estaban en el cuarto cálido reportaban sentirse más cercanos en la relación interpersonal con el investigador, que aquellos que estaban en el cuarto frío. Por eso, es más probable que convenzas o hagas negocios con una persona que se sienta cercana a ti, que con una que no.
  • Cuando conozcas a alguien por primera vez y vayas a estrechar su mano, procura que tu mano no esté fría, pues no querrás que la primera experiencia de temperatura física que le brindes sea de frío, porque puedes inducirle a que tenga una impresión social fría.
  • Si ves a alguien que se siente abatido, cuyo estado de ánimo está por los suelos, y se encuentra mal psicoafectivamente, dale un abrazo cálido que refleje tanto preocupación genuina de tu parte, como que le haga sentir que estás ahí para él/ella.

Querido lector, gracias por haber llegado a este punto. Espero que de ahora en adelante te beneficies enormemente de la relación que existe entre la temperatura física, y la temperatura social. Si tienes algún aporte u opinión, déjalos en la sección de comentarios. Y si consideras que este artículo puede beneficiar enormemente a otras personas, muestra tu calidez humana compartiéndolo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *