Parte Intelectual

Apnea: acelerar el aprendizaje y superar tus miedos

De seguro has estado en situaciones donde quieres aprender algo, pero pareciera que tu cerebro está repeliendo la información entrante, o donde sientas una sensación de estrés o miedo que te retrasa en tus actividades y te impide realizar aquello que quieres. Pero tranquilo -te lo digo a nivel cerebral-, porque te voy a compartir una forma en la que puedes poner a tu cerebro en un estado de aprendizaje óptimo, y donde las sensaciones negativas se reducen al punto que son incapaces de poderte maniatar. Claro que, antes de eso debemos definir…

Ondas cerebrales

Nuestro cerebro tiene una actividad eléctrica y química incesante, la cual produce impulsos eléctricos que viajan a través de nuestras neuronas, y estos impulsos son información que viaja de neurona a neurona para ejecutar una acción determinada.

En 1929, un científico de nombre Hans Berger, creó un aparato llamado electroencefalógrafo, el cual uso para medir la actividad cerebral, y de esa medición se han identificado 5 tipos de ondas cerebrales que son:

  • Ondas Delta: Se presentan en el sueño profundo. Estas ondas son las de mayor amplitud, pero de menor frecuencia, teniendo 0,5 a 4 c.p.s. (ciclos por segundo). Nunca llegan a cero, porque eso es sinónimo de muerte cerebral.
  • Ondas Theta: Se presentan en estados de sueño crepuscular intermedio, y en la vigilia, o sea en estados de calma profunda. Estas ondas inducen estados de inspiración de ideas y soluciones creativas, y de la realización de actividades de forma automática que nos permiten distanciarnos mentalmente de su ejecución. Y en cuanto a su frecuencia, esta es de 5 a 7 c.p.s.
  • Ondas Alfa: Se presentan en estados de alerta relajada y de tranquilidad. o sea que hay una escasa actividad cerebral. Una persona que se encuentra en un estado alfa, es aquella que está sentada tomando un descanso, o disfrutando de una hermosa vista, u otras actividades de relajación similares. Su frecuencia es de 8 a 14 c.p.s.
  • Ondas Beta: Se presentan en estados de alerta, concentración, actividades exigentes, en situaciones de presión, y en situaciones de ansiedad; en otras palabra, las tenemos cuando nuestro cerebro se encuentra despierto o en actividades mentales. Estas ondas son muestra de una actividad mental intensa, como por ejemplo, el hecho de que estés leyendo este artículo atentamente, o cuando estudias para un examen. Y su frecuencia es de 15 a 22 c.p.s.
  • Ondas Beta alfa: Son el tipo de onda que casi no se menciona. Se presentan en estados de crisis de ansiedad, y de agresividad, o sea, en estados de pérdida de control total o parcial. Y su frecuencia se encuentra entre los 23 a los 35 c.p.s.

La maravilla de las Ondas Alfa en el aprendizaje

Se han encontrado relaciones existentes entre la producción de ondas alfa, y el aprendizaje acelerado o el super-aprendizaje. Como has leído arriba, estas ondas son producidas en estados de relajación, tranquilidad y placidez. Si te pones a pensar, esos son los estados en los que generalmente viven los niños, lo cual significaría que producen estas ondas muy seguido, y eso explicaría porque poseen una gran capacidad de aprendizaje.

Cuando crecemos y llegamos a nuestra etapa adulta, conocemos un compañero que quiere estar con nosotros continuamente a causa del ritmo de vida moderno: el estrés. Esta compañía nos hace perder la capacidad para producir ondas alfa, y que producimos más ondas beta. Pero calma, si eres adulto, también puedes hacer cosas para entrar en estados de relajación que permitan la producción de ondas alfa, y con las que aprenderás más plácidamente.

¿Cómo entrar en estados de relajación? Guillaume Néry en una charla de TED, nos explica cómo por medio de la respiración podemos conseguir un estado de calma, y así producir ondas alfa. El proceso es simple, pero debe realizarse bajo la base de la consciencia. Primero, el nivel de la inspiración del aire, cuando respiras es un error hacerlo de forma torácica, pues sólo se utiliza la parte alta de los pulmones y al largo plazo generará tensiones en esa zona, por eso es mejor utilizar la respiración diafragmática, la cual se hace sin tensiones, permite maximizar la cantidad de aire entrante y oxigena el organismo. Y segundo, al final de la inspiración viene la exhalación, en la cual no se debe sacar todo el aire de inmediato, sino hacer una pequeña retención de entre 5 a 15 segundos antes de sacarlo, pues es en esa retención es donde ocurre la modificación en la actividad cerebral, haciendo que la frecuencia de las ondas baje y se produzcan ondas alfa, lo que genera un estado de bienestar instantáneamente.

Las maravillas de las Ondas Alfa para superar miedos

Si sientes miedo a hacer algo, ya sea por razones reales (estar en un vuelo que experimenta turbulencia) o sin sentido (querer acercarte a hablar con una persona desconocida), es muy seguro que tu cerebro se encuentre produciendo ondas beta, y en el peor de los casos, ondas beta alfa.

Si tu cerebro se encuentra produciendo ondas de esas frecuencias, te será muy difícil controlarte para poder tomar acción y hacer esas cosas que te están haciendo sentir miedo. Por eso, lo ideal es que busques la manera de cambiar a tu cerebro a un estado de relajación que produzca ondas alfa, para que ese miedo pierda fuerza y puedas retomar el control, e inclusive, hacer lo que quieres hacer a pesar de que aún sientas miedo.

Lo que suelo hacer cuando siento miedo es hacer apneas (retener una respiración profunda por al rededor de 3o a 60 segundos, si puedes más tiempo, adelante) o mini-apneas (igual que la retención que explica Néry), las cuales me permiten darle un giro a mi actividad cerebral, y generar ondas que potencien mi estado, para así actuar aunque siga mi sensación de miedo.


Si quieres aprender más sobre ondas cerebrales, te invito a leer este artículo, y leer el libro Cerebro: manual de uso: ejercicios para desarrollar la inteligenca de Jazmín Sambrano.

Querido lector, gracias por haber llegado a este punto. Espero que tu aprendizaje mejoré notablemente, y que no vuelvas a ser presa del miedo de nuevo. Si tienes algún aporte u opinión, déjalo en comentarios. Y en caso de que creas que lo que leíste acá pueda beneficiar a muchos otros, te invito a compartirlo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

1 comment

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *