Si estás leyendo este artículo, las posibilidades de que estés viviendo aislado del mundo son casi nulas. En caso de no equivocarme, vives integrado a la sociedad, independientemente de que seas introvertido, extrovertido, o ambivertido. Y como tienes relaciones e interacciones con distintas personas a lo largo de tu vida, hoy te quiero compartir un gran regalo que puedes dar y darte todos los días, beneficiando a quien se lo das y a ti mismo a la vez.

Animales sociales

Los seres humanos estamos diseñados para vivir en sociedad, así nos consideremos solitarios o muy abiertos, porque todos sentimos la necesidad de interactuar y compartir tiempo con otros. Por eso, nuestros cerebros reaccionan a la exclusión social de la misma manera que reaccionarían al dolor físico, registrando actividad en el córtex del cíngulo anterior y en la ínsula. Quizá esto pueda explicar parte de porque tendemos a seguir la masa y no contrariarla, para de esta manera, buscar aceptación social y no sentir el dolor de la exclusión.

El regalo del contacto físico

Tocar a alguien es interpretado por nuestros cerebros como aceptación social, siendo una forma subconsciente de decirle a la otra persona <<me caes bien, te acepto, y no te tengo asco, por eso me permito tocarte>>.  O sea que, cuando tocas o eres tocado, en ese momento tu cerebro no experimentará el dolor de la exclusión social, además de ser una forma de dar el paso siguiente en las relaciones que estés forjando. ¿Te imaginas las salidas de diversión con tus amigos sin contacto físico, o una noche con tu pareja sin tocarla? Para mi suena irreal.

Tocar es uno de los principales estímulos para liberar oxitocina, la hormona que calma la amígdala cerebral, lo que en consecuencia, calma a las emociones. Hay estudios que demuestran que, cogerse de las manos con alguien que amas, reduce la respuesta cerebral al dolor, así que la próxima vez que tengas que pasar por un dolor como tratar una caries, o hacerte un tatuaje, lleva a tu pareja y aprieta su mano.

En este punto, quizá pienses que son malas noticias para aquellos que no tienen parejas o relaciones cercanas, sin embargo, hay estudios que han demostrado que recibir un masaje incrementa la producción de serotonina hasta en un 30%. En general el contacto físico reduce las hormonas del estrés, disminuye la percepción de dolor, mejora la calidad del sueño, y reduce la sensación de fatiga, además puede ser gratuito y no tienes que pagarle a un masajista para tener sus beneficios.

¿Cómo dar el regalo?

Como te dije, el contacto físico libera oxitocina, y este neurotransmisor hace que nuestros cerebros asocien ese toque con confianza y otro montón de sensaciones positivas. Esto lo lograrás con un simple toquesito en el hombro, un abrazo, o un apretón de manos amistoso, ni que hablar del poderoso efecto que resultaría de un beso apasionado o de una relación sexual intensa.

De ahora en adelante, incluye el contacto físico en todas las interacciones que tengas de forma asertiva y calibrada. Dale un abrazo a tus amigos para demostrarles el cariño que les tienes, cuando conozcas a alguien, dale la mano de manera firme y amistosa, cuando estés apoyando a alguien, dale una leve palmada en la espalda acompañada de palabras de aliento, etc. Pero ten cuidado, si bien el contacto físico puede darte grandes beneficios a ti y a quien tocas, cuando lo haces de forma inadecuada o indeseable, generará el efecto contrario en el cerebro en aquellos a los que toques. Así que, no toques por aprovecharte o por hacerlo, porque no es solo por ti, sino también por los demás.


Querido lector, gracias por haber llegado a este punto. Espero que tus relaciones e interacciones estén llenas de contacto físico adecuado. Si tienes algún comentario o aporte, déjalo en los comentarios. Y si crees que el contacto físico puede ayudar a mejorar el mundo, entonces comparte este artículo con todos aquellos a los que conozcan, para que todos se puedan beneficiar de esto. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

2 comments

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *