Parte Física

Cafeína: Lo bueno y lo malo

La cafeína es la droga psicoactiva más común y usada del mundo. Muchos la consumen en cualquier momento del día, e inclusive, en bastantes dosis. La encontramos principalmente en el café, pero también en otros productos igual de comunes como el té o la Coca-Cola. O sea, es una droga que hace parte de la vida diaria de muchísima gente, por eso, voy a mostrarte sus cosas buenas y malas de consumirla, además de decirte qué hacer para que le saques mayor provecho.

Lo bueno

¿No has sentido que tras beber una taza de café, tienes más energía? Si es así, sólo estás experimentando el bloqueo que le hace la cafeína a la hormona de la adenosina. Esta hormona tiene efectos sedantes e inhibitorios sobre la actividad neuronal, en palabras más simples, te hará sentir cansado. Además, la cafeína hace que tu cerebro libere estimulantes naturales como la dopamina y la glutamina, que ayudan a mejorar el humor y generan una sensación de euforia, de la misma forma que lo hace la cocaína.

Por otro lado, y de gran interés para personas que practican actividades físicas. Normalmente al ejercitarnos, nuestro cuerpo quema su primer fuente de combustible, el glucógeno, y luego pasa a la grasa. La cafeína afecta este proceso, haciendo que el cuerpo queme la grasa antes para preservar las reservas de glucógeno, y poder usarlas después. De esta manera, el cuerpo puede entrenar más fuerte sin que sienta que es así, por esa razón, la cafeína es la droga para la mejora del desempeño más común y usada en el mundo del deporte.

Otra ventaja de la cafeína, y de especial interés para aquellos <<adictos al trabajo>>. En caso de que estés en medio de un proyecto y te sientas un poco agotado, ingerir cafeína te ayudará con tus funciones cognitivas, agudizando tu enfoque, mejorando tu memoria, y tu tiempo de reacción y respuesta, entre otros.

Y una última ventaja, muy especial para cuando te sientas mal o enfermo. La cafeína te servirá para que tu cuerpo acelere su proceso de absorción de aspirinas y acetaminofén, haciendo que los efectos de estos actúen más rápido, y también amplia sus periodos de duración.

Lo malo

Hasta ahora todo ha sonado muy bonito, pero es hora de darte las malas noticias. Recuerda lo dicho anteriormente, la cafeína es una droga, y como tal, tu cuerpo la necesitará cada vez más y más, para que pueda sentir sus efectos positivos, generando así, una dependencia a ella. Así que, si bien la cafeína tiene tantos beneficios, unos hábitos de vida en los que la ingieras mucho, harán justo lo contrario. Investigaciones en la Escuela de Medicina de John Hopkins, demuestran que los aumentos de rendimiento por ingesta de cafeína en personas que la consumen mucho, son solo el resultado de experimentar una reversión de corto plazo ante las desmejoras generadas por su abstinencia. O sea que, para esas personas, la mejora de rendimiento de la cafeína sería inexistente sin la presencia de los efectos negativos de la abstinencia, por lo cual, la falta de cafeína les provocará una reducción de desempeño cognoscitivo, y un impacto negativo en el estado de ánimo, haciendo que la única forma que ellos tienen para no entrar en ese mal estado, sea consumiendo cafeína, la cual les hará sentir como si estuvieran llegando a un alto desempeño, pero en realidad sólo los devuelve a su estado normal.

En otros efectos físicos negativos, se voltean las cosas, pues cada vez que aumenta tu consumo de cafeína, más receptores de adenosina se producirán, haciendo que necesites más cafeína para bloquearlos y no sentir que pierdes tu energía. Por otro lado, tu estómago producirá más ácido en cada ingesta, lo que puede desencadenar en acidez y ardor estomacal, e incluso, ir más lejos.

Sumado a lo anterior, la cafeína dispara adrenalina, lo que pone a tu mente en un estado de hiperexcitación, que hará que las emociones te invadan y tomen control de tu comportamiento, siendo la irritabilidad y la ansiedad de los efectos emocionales más comúnmente vistos por este caso. La explicación de esta pérdida de control del comportamiento, es debido a que la cafeína eleva la presión sanguínea, lo que estimula el corazón, produciendo una respiración rápida y poco profunda, y cuyo resultado es una menor cantidad de oxigeno dentro del cuerpo, lo que priva al cerebro de pensar calmada y racionalmente.

Por último, la cafeína tiene un periodo medio de vida de seis horas, lo que significa que le toma veinticuatro horas para salir de nuestro cuerpo, así que si bebes una taza de café a las 8 am, te quedará un 25% de su cafeína en tu cuerpo cuando sean las 8 pm, esto hará que cualquier tipo de cafeína que consumas después del medio día, esté en tu cuerpo a la hora de dormir, en al menos un 50%. Agregado a eso, cuando la cafeína está en el torrente sanguíneo, dificulta la conciliación del sueño. Pero créeme, el problema real no es que se te dificulte dormir, sino que te duermas y la cafeína altere la calidad de tus ciclos REM, los cuales necesita tu cuerpo para una recuperación completa. Al día siguiente cuando te despiertes, te sentirás cansado, y allí surgirá otro problema, ya que tu autocontrol, tu enfoque, tu memoria, y tu velocidad de procesamiento de información, se verán mermados a razón de que no has tenido un sueño de calidad. Finalmente, te sentirás tan mal que estarás bastante propenso a consumir cafeína para sentirte mejor, cayendo así en su círculo vicioso.

Nota: Para un resumen visual de los efectos negativos, mira esta imagen.

¿Cómo sacarle provecho?

Los efectos negativos de la cafeína sólo suelen aparecer en personas que la consumen bastante, así que si no eres uno de ellos, no te alarmes si eventualmente te da por beber ese capuchino que tanto te gusta. Pero, en caso que sí seas de esas personas que la consume bastante, espero que tras leer esto te estés planteando reducir su consumo. Sin embargo, ten cuidado con los efectos que acarrea su abstinencia, como lo son la fatiga, la dificultad de concentración y los dolores de cabeza, entre otros. Lo mejor es que vayas reduciendo las dosis lenta y progresivamente, hasta que estés en un nivel donde solo disfrutes de los enormes beneficios de la cafeína.

Si te preguntas si es posible vivir una vida diaria sin cafeína, entonces te encantará saber de la triatleta profesional Sarah Piampiano, quien no la consume en su vida cotidiana, y sólo lo hace cuando compite, en cantidades controladas y momentos específicos. Así lo hacen también, gran cantidad de atletas y deportistas profesionales.

Hay estudios que muestran que la cafeína proporciona los mayores beneficios en atletas, cuando es consumida en cantidades moderadas de entre 3 y 6 miligramos por kilo de masa corporal. En caso de la persona promedio, la Food Standards Agency del Reino Unido recomienda 400 miligramos como dosis diaria máxima, en otras palabras, puedes beber hasta tres latas de Coca-cola (35 mg de cafeína cada una) y dos café late en Starbucks de 480 ml (150 mg de cafeína cada uno) diario. Aún así, espero no estés consumiendo todo eso.

En conclusión, si me preguntas qué haría yo, te diría que aplico el enfoque de un deportista de alto rendimiento, y consumo cafeína de manera estratégica. O sea, no la consumo en mi día a día, y en caso de hacerlo, es con un propósito. Por ejemplo, para un entrenamiento o competencia física especialmente exigente, o para un proyecto, reunión o conferencia, que requiera toda mi concentración y esfuerzo. Sin embargo, al final lo que hagas es decisión tuya, y si eres un lector recurrente de esta página, muy seguramente elegirás la opción más potenciadora para tu vida.


Por si quieres saber más sobre el tema, te invito a ver este vídeo y leer la publicación de este blog.

Querido lector, gracias por llegar a este punto. Espero que sepas cómo convertir la cafeína en tu aliada, y no en una enemiga para tu salud. Si tienes algún aporte u opinión, déjalo en los comentarios. Y si conoces a alguien a quien le pueda beneficiar toda la valiosa información que aquí reside, no dudes en compartirle este artículo. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *