Parte Espiritual

Ayudar a alguien te puede llevar a dirigir un negocio millonario

Muchas veces, en nuestras manos está la capacidad y la oportunidad de ayudar a alguien que sabemos que lo necesita. Cuando le ayudamos, lo hacemos sin esperar nada a cambio, más allá de una satisfacción propia por haber hecho la diferencia. Después de ello, quizá lo olvidamos, o quizá no lo contamos a nadie, puesto que es una victoria interna que sólo nos concierne a nosotros. Sin embargo, casi siempre hay ojos observando, u oídos escuchando, aunque no te des cuenta de ellos, y es preciso en esos momentos en los que no eres consciente, en donde tus acciones hablan más fuerte por ti ante los demás.

De eso te quiero hablar en esta publicación, haz lo correcto siempre, no solo porque es lo correcto, o porque te sentirás tranquilo contigo, sino también, por aquellos ojos y oídos vigilantes. Y al igual que en mercadeo, las opiniones que tengan los terceros sobre ti, tendrán más peso para otros, que aquellas que tu mismo puedas darles. Por eso, te contaré una historia inspiradora, de alguien que por haber hecho un simple acto desinteresado, ayudando a una persona, obtuvo entrada a un negocio multimillonario.

Esta es la historia de Mike Melio

Él era una persona sin hogar, que dormía sobre un puesto de observación de salvavidas en las playas de San Diego, Estados Unidos. A pesar de ello, tenía trabajo en un call-center, y él cuenta que por ese entonces, sus compañeros de trabajo solían dejarle barras de jabón sobre su escritorio, debido a que su olor les molestaba. Para él, esta época de su vida fue cuando tocó fondo, pero todo empezó a cambiar cuando uno de sus jefes le regaló el libro Poder Sin Límites de Anthony Robbins, el cual leyó varias veces, conforme aplicaba los principios allí plasmados, con los que poco a poco le dio un giro a su vida, empezó a ahorrar y dejo de vivir en la calle.

Su vida empezó a mejorar, al punto que fue ascendido para ser responsable de un pequeño grupo de empleados. Dentro de los empleados a los que supervisaba, había una chica que frecuentemente llegaba tarde, y a veces se mantenía ausente de sus labores. Esta situación molestaba a Mike, por lo cual, la citó en su oficina con intención de despedirla, sin embargo, antes de que él pudiera decir algo, aquella mujer le dijo que tenía problemas con las drogas, y que quería abandonar su adicción, pero hasta ahora no lo había podido conseguir. Mike dijo que quería ayudarla, así que le ofreció mantenerla como empleada, siempre y cuando ella se comprometiera a buscar ayuda, a lo que la chica accedió.

Gracias a la ayuda que buscó la chica, no sólo se curó de su adicción a las drogas, sino también le sirvió para reparar la relación con su padre. Un día, el padre de ella llamó a Mike para agradecerle y le dijo que quería conocerlo en persona, aunque Mike le respondió que era suficiente con charlar por teléfono, el señor se mostró inflexible, así que Mike accedió. Luego, en el encuentro con el padre, este le dijo que cualquiera que ayudara a su hija a superar su adicción, era una persona con la que quisiera hacer negocios, por lo cual lo tomó a Mike bajo su guía, y le enseñó a dirigir su negocio de chatarra de metal.

Mike continua en esta industria hasta la fecha, dirigiendo una empresa que en dos o tres años, alcanzará la marca de un ingreso de 100 millones de dólares. Toda una historia inspiradora, de la que hay más cosas y enseñanzas por contar, así que, si quieres saber más de ella te invito a leer este artículo, y a ver esta entrevista. (el artículo y la entrevista están en inglés)

La moraleja…

Debemos hacer lo que consideremos correcto en todo momento, ya sea cambiar algo de nosotros que nos está perjudicando, o ayudar a aquellos que podemos ayudar. No solo porque esto puede ayudarnos a mejorar nuestra vida o la de otros, sino porque en algún momento la vida nos puede dar sorpresas agradables, ya que no sabemos quién nos puede estar observando en un momento dado, o quién puede oír sobre las cosas que hemos hecho.


Querido lector, muchas gracias por haber llegado hasta acá. Me encantaría que nos compartieras una historia tuya o de alguien que conozcas, que solo por haber ayudado a otras personas, se llevó una sorpresa agradable. También, si te sentiste inspirado por la historia de Mike, te invito a compartirla con tus amigos, para que ellos también puedan inspirarse. Hasta una próxima publicación.

Ser Insoslayable

Jean Pierre B.

contacto@serinsoslayable.com

Dejar un mensaje

Your email address will not be published. Required fields are marked *